Cómo tal vez mejorar las ventas al por menor en España

Soy un español residente en el extranjero, concretamente en los EE.UU. donde llevo viviendo casi sin interrupción desde 1987. Aunque la atención al cliente en España desde entonces haya dado un giro de casi 180 grados, lo que me sigue sorpendiendo es lo mucho que me siguen diciendo que “no” la gente que trabaja en las tiendas de España, cuando entro a comprar algo. Parece que más que alegrarse de mi presencia, lo que quieren es que me vaya y no vuelva.

Por ejemplo, el otro día a la llave de la puerta blindada de mi madre se le cayó un tornillo. Ya no funcionaba bien y costaba mucho hacerla girar para abrir la puerta. Al poco tiempo se le cayó el otro tornillo que le quedaba y era imposible abrir la puerta pues la llave se había desprendido de su estuche y no se podía hacerla girar. Le dije a mi madre que se podrían poner los tornillos otra vez pero que tendríamos que ir a comprarlos a alguna ferretería, pues habíamos perdido uno de ellos y el otro estaba algo doblado. Entonces de repente se me ocurrió que tal vez pudiéramos ir a un cerrajero . Tal vez el cerrajero podría arreglar esa llave, o en el peor de los casos hacernos una copia.

Al llegar al cerrajero se lo pregunté-Oiga, ¿nos puede arreglar esta llave? NO, nos dijo. -Oiga, y ¿podría hacernos una copia de esta llave? NO. Así NO. NO.

Casi me desespero. Estoy acostumbrado a que me ayuden. Lo normal en los EE.UU. cuando se va una tienda, por lo menos en Chicago, donde vivo, y en la mayoría del Midwest, o Medio Oeste, como le llaman en el castellano de allá, es que le ayuden a uno o le intenten de solucionar el problema que uno tenga. Cuantas veces he ido a un lugar y el dependiente ha hecho lo imposible para atenderme, inclusive cuando se trataba de un producto que allá no se vendía. Tantas veces que ni se le da importancia a eso, es simplemente lo normal. Lo que se ve todos los días. Todo el mundo sabe que al cliente nunca se le dice que no y que el cliente siempre tiene razón. Al cliente no le interesa lo que usted no venda se lo aseguro.

Menos mal que ya estoy acostumbrado de venir a España y tener que casi pelearme con los que te atienden en las tiendas para conseguir algo. Al oirle decir que “Así…” me di cuenta. No es que no pueda hacerlo este señor, aunque parezca que no le da la gana atenderme y que además no tenga ningún interés en ayudarme. Inmediatamente le contesté-Vamos a ver, dígame qué puede hacer usted (y no agregué: ¡Es que me importa un bledo lo que no pueda hacer usted! He venido a encontrar la solución a un problema, no a aguantar sus estupideces y su conducta poco profesional. Pues ya estoy harto de oír de lo que no hay o de lo que no se puede en las tiendas de España. Pero no quise echarle el sermón pues aparte de no entenderme este señor, no serviría para nada. Averigué que sí podía hacerme una copia de la llave, pero sin el estuche. El estuche me daba absolutamente igual. Lo que mi madre y yo queríamos era una llave que abriese la puerta blindada.

En fin, pagué diez euros y nos fuimos de ahí con una llave nueva y con el problema solucionado pero gracias a mí, no gracias a él. Y si es posible nunca más volveré a esa cerrajería.

 

Copyright 2011 Jorge Luis Carbajosa

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


%d bloggers like this: