Bicycle Riding in Denmark

March 26, 2020

En español. Em português.

Integrated with its widespread public bus and train network, cycling is considered an important means of transportation in this small Scandinavian country, which has one of the world’s most modern bicycle infrastructures. Out of 20 cities throughout the world, and every year since 2015, the Copenhagenize Index has ranked Denmark’s capital, København (Copenhagen), the most bicycle friendly city in the world. If you like to ride your bike, Danmark is geared for cycling.

C806073-1-e1572955554794

A Typical Danish Bikeway.  Credit: supercykelstier.dk

Danskerne (the Danes) and Bicycles

The capital city of København (Copenhagen), which means the Merchant’s Port in Dansk (Danish), has a population of 633,000 people (2017), about 675,000 bicycles, and 120,000 cars. 62% of københavnerne (Copenhageners) cycle to work or school; 4 out of 10 own a car; and 9 out of 10 own a bicycle. In fact, since 2016, cykel (bicycle) traffic surpassed car traffic in the capital region, with 52% of households not owning a car. Danskerne on average cycle 1.9 miles per day in Copenhagen; 1.5 miles in Århus, the second largest city; and 1.6 miles in Odense, the third largest. 75% of bike traffic continues throughout the cold Danish winters, and 4000 to 5000 bikes are sold in Copenhagen annually.

Danmark has been a bicycle nation for over 100 years and in the 1920s and 30s, cycling became a symbol of equality and freedom. In the early seventies, when the land of Hans Christian Andersen and all countries of the world were investing heavily in cars and automobile infrastructure, things took a turn with the Mideast oil crisis and Københavnere, demanded that their wonderful Copenhagen, as the famous song says, be car free.

Dame-med-longjohn (1)

26% of Copenhageners with 2 children own a cargo bike. Credit: supercykelstier.dk

Dansk børn (Danish children) start riding bicycles before they are six years old and are often seen at very early ages on their parents’ bicycles, which may be adapted with different parts and carriages to transport one or several children at a time. Danskerne actually invented the front wooden box transport bike seen here and below, which conveniently carries children or cargo in this bicycle nation. In school, children learn cykling (cycling) culture, rules and safety as part of their curriculum. 49% of all børn aged 11-15 cycle to school.

Light-8-2000x1203

The Danish Front Cargo Bike was invented in Denmark. Credit: christianiabikes.com

Danish Cykling Infrastructure

Among many other factors, perhaps the most important key to the Danish biking success is that cyklister (cyclists) have their own separate bikeways, which cars cannot access. København has about 249 miles of them, which are separated from car lanes and sidewalks altogether.

Geographically comprised of the peninsula Jutland, Zealand and numerous other small islands, Danmark is a wealthy and modern country of 16,577 square miles, which has 7500 miles of bikeways.  It’s built 13 bicycle bridges since 2017 and three more are under construction. The recently finished Dybbølbro bridge has 6 yard wide lanes in each direction to accommodate more than 22,000 daily bicycle riders. It’s also currently constructing hundreds of miles of “super” bikeways which connect Copenhagen to its suburbs. 

cykelslangeexit

A typical bike bridge in Denmark. Credit: supercykelstier.dk

The public transportation network works together with Danish bikeways. Commuter trains have a dedicated wagon for bicycles.  20% of Danish cyclists ride their bikes to train stations and 5% from the train stations to their destination. In Copenhagen, it’s 30% to 10% respectively.

C840658 (1)

The Statsbaner commuter & subway Trains (State Railways) Credit: supercykelstier.dk

Health and The Environment

Cykling reduces health problems, work absences and it saves the Danish tax payer money on health costs. Danish studies show that for every 2/3 of a mile cycled, Denmark gains approximately $1.10 in health benefits in its medicare-for-all type health care system. In addition, cyclists in Copenhagen request 1.1 million less sick days versus non cyklister (cyclists), which translates as 215 million euros in annual savings. For every 746 miles cycled, one sick day is reduced. It’s also a great way for Danskerne to get fresh air every day and enjoy the outdoors, which clears your mind and reduces stress. 

The benefits of cykling to the environment speak for themselves. It reduces carbon emissions, pollution, noise, and traffic congestion. It uses public space more efficiently, creates a thriving urban life and makes cities more livable. In the Capital region, bicycle usage saves 500 tons of CO2 annually and Sjælland residents produce 92% less emissions when they stop using their cars and switch to cykler (bicycles). Danes consider cykling the present and future of mobility and smart city development. It also provides mobility at a low cost. 

bikesintrain_s

A bicycle dedicated wagon in a Danish Commuter Train. Credit: supercykelstier.dk

Danish Teknologi

Danes try to make cykling as convenient as possible in order to encourage it.  The grøn bølge (green wave) technology, which has existed in a similar form for cars in Denmark for many decades, are green LED lights adapted for bikeways which, when lit, mean that if the cyklist rides at about 12.5 mph he/she will catch the next traffic light in green, and will not have to stop. In addition, when it’s raining, some bikeways are fitted with sensors that allow longer green traffic lights. Danes are also constantly testing and implementing new technology to improve safety, for example LED lights that warn truck drivers of cyclists, when making a right turn.

Dansk bikeways also have a variety of cykelinventar (urban furniture) which add considerable comfort, such as service stations; monitors with all kinds of real time information like weather, number of riders, etc; air pumps; footrests; and  even bike-friendly tilted trash receptacles.

C841311-1

Bicycle footrest in Denmark. Credit: supercykelstier.dk

The Danish Super-Bikeways 

Known as the supercykelstier, translated by that organization, the Sekretariatet for Supercykelstier (The Department for Superbikeways),  into English as the  “bicycle superhighways,” they connect the kommuner (suburbs) to København. The object is to increase long distance cykling commuting, and make it competitive to taking the train or bus, thereby reducing carbon emissions, and at the same time, improving the health of cyclists.  Other European countries are also constructing this new category of bike thoroughfares.

C850362

The 4.54 mile in length C-82  Superbikeway in one of Copenhagen’s near suburbs. Credit: supercykelstier.dk

In 2009, most of Sjælland’s suburbs (Zealand, the name of the Island where Copenhagen is) started this joint project to build a total of 466 miles of these highways by 2045. A total of 8 have been built thus far, progressing from 7.5 miles in 2012, to 104 miles in 2019.  

Built with the vision of keeping Copenhagen and its suburbs as the “greatest bicycle region” in the world, the superbikeways make perfect environmental and financial sense. Danish research found that replacing 1% of all car trips in Sjælland with a bicycle, saves 23,000 tons of  CO2 . Bike traffic in the superbikeways increased 23% since 2012  and 14% used to travel by car instead.  The highest number of cyclists recorded on one superbikeway on a weekday was 29,000 and riders average 6.8 miles per day. In addition, there would be a 30% increase in car commuting if no one in the region used a bicycle.

The superbikeways will cost $319.8 million by 2045, and bring a total socio-economic surplus is $829.3 million, of which $667.7 million comprise the health benefits. They will also reduce by 40,000 the number of sick days per year.

A study by danskindustri.dk found that 10% additional cykling annually would reduce sick days by 267,000, decrease traffic congestion by 6%, and save $160 million in public health care. 

Meet Some Danish Cyclists

According to a supercykelstier.dk one month study, Mette, a 49 year old Danish woman who used an electric bicycle, saw a 5 year reduction in her body age by cycling 16.7 miles/day. She also saw her Body Mass Index reduced from 24.4 to 23.4 in one month.

C842253-Kopi

A typical Danish parent with her children. Credit: supercykelstier.dk 

Fiona Weiss, a Danish woman who has ridden a bicycle for 50 years, cycles mostly in summer and says “it gets the happy vibes going and allows me to discover places I would not see on the train, (keeping) my legs slim.” She also enjoys cycling on “a good winter day. If I feel like going to the seaside or forest for winter fresh air.”

Bettina Fürstenberg is a 52  year old Danish woman who used to ride her bicycle an average of about 10 miles a day until she had a serious bike accident in her thirties. She currently owns three bicycles, one being electric. She says cycling is the “fastest way to move around Copenhagen,” and it “doesn’t pollute the air.” She feels that “better and larger roads are still needed…with stricter rules for cyclists” such as “speed limits.” Although she hasn’t fully recovered from her accident, she still rides her bikes for “any kind of activity, like work, movies, parks, shopping, etc.”

IMG-5776 (1)

Outside area of a typical Copenhagen building. Photo by Jorge Carbajosa

Danish Bicycle Know-How

The Cycling Embassy of Denmark promotes cycling for cities throughout the world. It offers a virtual reality film featuring a bike ride in Copenhagen, a two day study trip in Denmark and prepares annual reports. Danes have numerous websites in English promoting cycling and their country. Many were used for this story and are listed below.

IMG-5670 resized 3

Bicycle parking areas at Copenhagen’s Main Central Station. Photo by Jorge Carbajosa

Danish and English Linguistics

The Danish language is spoken in Danmark, Færøerne (the Faeroe Islands) and by a minority in Grønland (Greenland). It is mutually intelligible with Swedish and Norwegian, which descend from Old Norse. Icelandic, another language that comes from the Vikings, also comes from Old Norse.

The Danish language is related to English because they are both Germanic in origin. The Angles were in fact, Danes, who migrated to England in the fifth century A.D. In addition, Old Norse influenced English because of Vikingerne (the Vikings) invasions of Great Britain in the eighth century A.D. and in 1066 A.D. by the Normans (the North Men) who were also of Viking origin.

Most Danes speak English well and learn it at a young age.

Copyright © 2020 Jorge Luis Carbajosa

I would like to dedicate this article to all my friends from Denmark and specially to Bettina Fürstenberg, Birgitte Borgsmidt, Robert Clarke, Dr. Joe Asbury, and to world cyclists Jorge Balderas and Ignacio Durán.

Sources:

http://www.cycling-embassy.dk/

Cycle superhighways

https://cyclingsolutions.info/

https://copenhagenizeindex.eu/

https://denmark.dk/people-and-culture/biking

https://www.danskindustri.dk/english

http://www.m-w.com 

http://www.bing.com

http://www.google.com

https://www.etymonline.com/

McKay’s Modern Danish – English Dictionary by Hermann Vinterberg, David McKay Company, Inc.

An Introduction to Old Norse, E.V. Gordon, Oxford 1990

La vida según Gabriel García Márquez

September 25, 2020
https://www.rtve.es/alacarta/videos/personajes-en-el-archivo-de-rtve/vida-segun-gabriel-garcia-marquez/2488243/

Entrevista de Ana Cristina Navarro del programa “La vida según…” Septiembre 1995

Transcripción de la entrevista: [Translation into English coming soon]

Gabriel García Márquez: El novelista puede inventar todo siempre que sea capaz de hacerlo creer. Y yo creo que el gran reto de la novela es que te la crean línea por línea. Pero lo que descubre uno es que ya en América Latina la literatura, la ficción, la novela es más fácil de hacer creer que la realidad. (1:07)

Ana Cristina Navarro, periodista : A usted, ¿qué le gustaría mirar por un agujerito sin ser visto?

GGM: ¿Sabes qué? La vida desde la muerte. Ese sí sería… es un gran sueño poder ver la vida desde la muerte.

P: Usted, que escoge la muerte de sus protagonistas, ¿cómo escogería la suya? ¿Cómo le gustaría morirse?

GGM: No, si a mi me pudieran, si a mi me pusieran a escoger la muerte, no la escogería, me niego… rotundamente. (1:38) Yo la única opción que acepto es la de no morirse. Creo que la única cosa realmente importante que hay es la vida, lo importante es estar vivo. Y creo que la muerte es una trampa, es una traición, que se lo sueltan a uno sin ponerle la condición.

P: Entonces usted, como su amigo Rulfo, (1:57) ¿no escogería a alguien en la tumba de al lado para tener con quien conversar, por ejemplo?

GGM: No, no, no, eso no. Para mí es muy serio el hecho de que esto se acabe y prácticamente sin ninguna participación de uno, sino cuando llega. Creo que es injusto. (2:15)

P: ¿Y qué podemos hacer por evitarlo?

GGM: Escribir mucho.

Gallega es su fascinación por lo sobrenatural y vasca la lealtad incondicional por los amigos. De los andaluces tiene el gusto por la exageración y el adorno en la palabra. Y recuerda a Castilla en esa manera sabia de ver la vida. Pero además, tiene mucho de África y de la melancolía de aquellos esclavos y, como a otros caribeños, le gusta filosofar y ser profeta. Es también fruto de las mujeres enigmáticas del desierto guajiro. Y por si fuera poco, nació en un país donde lo absurdo es cotidiano y además acontece con la misma fuerza todos los días y eso significa ser hijo de Macondo. (3:07)

España supo de él por una novela que vino de Buenos Aires llamada Cien años de soledad. En Colombia, su país, ya era entonces el que mejor bordaba la crónica y el reportaje, y tenía cinco libros editados y algún premio (3:25). Dos años después de la publicación de la historia épica de los Buendía, se convirtió en el autor más vendido en lengua castellana en todo el mundo. Un récord que todavía conserva. Su nombre es Gabriel García Márquez y tiene 67 años. (3:41)

Creo que el gran reto de la novela es que te la crean línea por línea

Gabriel García Márquez

GGM: Nosotros en América Latina, pero particularmente en México y en Colombia, fuimos formados, educados, formados por los refugiados españoles, por los republicanos españoles. Entonces, los niños de esa época éramos republicanos españoles. Y yo, con ese fervor militante de los primeros años del bachillerato y de la universidad, siempre me dije que no iría nunca a España mientras no muriera Franco. (04:24) Pero mientras tanto, era ya completamente republicano español. Conocía muy bien la historia de la Guerra Civil, menos bien la historia de España, pero muy bien la literatura española. Entonces, había una especie de corrientes encontradas dentro de mí que conocían muy bien un país por referencia, conocía su gente, pero no había ido nunca a España. (5:00)

P: Tenía la nostalgia sin haberla vivido.

GGM: Tenía la nostalgia anticipada de España. Además yo recuerdo los campos de Azorín, los campos de Machado, todas esas referencias literarias que después encuentra uno que son reales. Esos escritores hicieron una fotografía de la España de su tiempo que es maravillosa. Yo llegaba después como si hubiera estado siempre ahí. Esos ríos con los chopos en sus orillas. Hasta que llegó un momento en el que me di cuenta. Estuve tres años en Europa, en Italia, en Francia y en Inglaterra y no fui a España. Volé por encima de España las dos veces. Hice una escala de ida en Madrid y podía haberme quedado y no me quedé porque me había hecho esa promesa, que nadie me pidió además, sino que era una cosa que me había nacido a mí del espíritu. Y de pronto caí en la cuenta, (6:10) después de haber escrito Cien años de soledad, de que Franco no se iba a morir nunca y yo no iba a conocer nunca España, entonces sencillamente sin más vueltas me fui. Ahora…

P: ¿Por qué escogió Barcelona y no otra ciudad para vivir?

GGM: ¿Por qué me fui a Barcelona? Porque la persona que más influyó sobre mí era el catalán Ramón Villas, que vivió muchos años en Barranquilla y que es el sabio catalán de Cien años de soledad. Entonces yo había oído hablar tanto de Barcelona, de los cafés de Barcelona, de las librerías, de los teatros de Barcelona, que me fui a ver cómo era eso, y yo llegué a Barcelona como si hubiera vivido ahí mucho tiempo y como si la conociera. Y luego encontré que esas afinidades que tenía yo con mis maestros españoles, con los amigos españoles, con el carnicero español, el pescadero español, el herrero español, el zapatero español, entre los cuales nos criamos, seguían existiendo allá. Y todavía ahora me preguntan “¿qué viene a hacer a España?” y digo yo, como siempre, a pelear con mis amigos españoles porque armamos unas broncas tremendas y unas comilonas tremendas y vive uno en permanente erupción volcánica.(7:29)

¿Qué podemos hacer para evitar (la muerte)? Escribir mucho.

Gabriel García Márquez

 

P: De esa época también era su amigo Vargas Llosa. ¿Esa amistad está rota para siempre? No contesta. Bien. ¿Y usted qué piensa de la polémica que tienen ahora en Cataluña sobre la educación bilingüe, sobre el hecho de que los niños se tengan que educar necesariamente en catalán? ¿Usted tiene una idea formada sobre eso?

GGM: Yo lo que no tengo es mucha información. No tengo mucha información, pero yo creo que la gente más sensata en Cataluña se da cuenta que es una naturalidad histórica lo que hay ahí, que es decir, no tiene mucho sentido hacer la lucha contra el castellano. Yo creo que la verdadera guerra contra el castellano la hace la Academia de la lengua (8:36).

La verdadera guerra contra el castellano la hace la Academia de la lengua.

Gabriel García Márquez

P: ¿O sea que sigue sin reconciliarse con la Academia de la lengua española? ¿Ni siquiera la última edición del diccionario le ha parecido mejor?

GGM: No, porque no es una cuestión de diccionarios, no es una cuestión de cantidad de palabras o de incorporación de términos, sino de criterio. El criterio de que ellos son los depositarios de la pobreza del lenguaje entonces ellos tienen preso el idioma. Es como una policía del idioma que lo tiene preso y no lo deja que fluya y que vaya por la calle y se pervierta, que es lo que es estupendo de los idiomas vivos. En ese sentido, María Moliner fue mucho más lejos que ellos porque María Moliner hizo un diccionario de uso y ahí están las palabras que se usan y cómo se usan. No es el que te digan que es un anglicismo, que esto no se debe usar así y etc. etc. Y eso que las academias, las correspondientes de los distintos países de América Latina, han influído mucho sobre la española. (9:50)

P: ¿Le han obligado a cambiar?

GGM: Bueno no, le han hecho tomar conciencia de que el castellano también son los americanismos.

P: ¿Usted se sentiría más cómodo escribiendo en otra lengua de las que conoce?

GGM: No, yo no puedo concebir una lengua más rica, más maravillosa, más radiante que la lengua castellana, pero escrita con absoluta libertad. (10:20)

P: ¿Usted seguirá escribiendo para la nueva tecnología? ¿No le tiene miedo?

GGM: Bueno, yo escribo en computadora.

P: Lo sé.

GGM: Yo escribo en computadora desde… tengo todo El amor en los tiempos del cólera en computadora A mí no se me haría raro que fuera la primera novela en español que se escribió en computadora. Y yo no sé si es por la edad o si es por la computadora misma, pero lo que yo sé es que desde que empecé a trabajar en computadora mi promedio de libros, que era de unos siete años cada libro, está casi en tres años cada libro. Yo creo que la computadora tiene mucho que ver con eso.

P: Ya veo que usted no le tiene mucho miedo a la tecnología. ¿Hay algún avance de la ciencia reciente que le asuste? (11:07)

GGM: La genética como se está manejando. Ya estamos en condiciones de hacerle centauro. No se ha hecho por razones éticas, pero ya se puede hacer de centauro. Y tengo el temor de que se vaya a entrar en una era de disparate. Lo demás no, lo demás todo está al servicio de la humanidad y la genética. El estudio de la genética es importantísimo, pero la locura, los abusos en que se puede incurrir con la genética es terrible.

P: Por cierto, cuando usted fue al Príncipe de Asturias y cuando se bajó del avión, dijo, con mucho entusiasmo, “por fin llego a Oviedo”. ¿Por qué por fin? ¿Qué era lo que esperaba encontrar en Oviedo? (11:56)

GGM: Yo no hice allá una declaración que era muy sincera y que me hubiera salido del alma porque no supe en ese momento si hubiera sido muy bien interpretado. Pero yo lo que sentí y lo que quise decir era que Oviedo me había parecido como un centro asturiano a lo bestia. Eso lo he dicho con todo el amor, no lo quise decir porque no sé si sería buena interpretación. Es que, entre todo esto que te decía yo de la relación con los españoles en América Latina, hay una cosa que nos marcó desde niños: los centros asturianos en las distintas ciudades.

P: En México, en Venezuela…-

GGM: En México, en Venezuela, pero en México, en la ciudad de México, en Cuba, en Veracruz, por todos lados. Y entonces nosotros, yo tenía una idea de Asturias patria querida, de la fabada, de la música, de la gente, inclusive de las diferencias de acento de Asturias en relación con los otros españoles porque los había conocido en el centro asturiano. Los centros asturianos son de una militancia asturiana en todas partes del mundo que cuando llego me di cuenta que allá eran los mismos.

P: España en este momento pasa por momentos confusos, difíciles, complicados. Especialmente para una persona que es amigo suyo, que es Felipe González. ¿Usted cree que Felipe tendrá un sitio en la historia o que todas estas peripecias por las que está pasando su Administración borrarán la huella de lo que puede haber hecho por España? (13:55)

GGM: Todas esas peripecias han podido suceder por la España que hizo Felipe González. Antes era impensable.

P: A ver, explique eso.

GGM: Antes era impensable que se pudieran hacer tantas acusaciones falsas y auténticas, que pudiera hacerse tanta polémica pública, que se pudiera denigrar o enzarzar en la forma en que se hace ahora. Antes era imposible. Ese espacio de libertad, de libertad de expresión, de toda clase de libertades se debe a Felipe González y a la gente de Felipe. Pero yo creo que así es como eso se va a juzgar. Yo creo que es un momento pasajero, que Felipe prevalecerá, que Felipe triunfará frente a todos sus adversarios, pero que no hay que olvidar que esos adversarios han tenido las posibilidades de hacer todo lo que hacen porque en la España de hoy todas esas cosas son posibles y no lo han sido durante muchos años y siglos en España. Yo creo que la libertad que tiene la España de Felipe González no la ha tenido España en muchos años y en muchos siglos. Así lo veo yo. (15:27)

P: ¿Ya se ha reconciliado con España con el tema de los inmigrantes? En el ‘92 hizo duras declaraciones en ese sentido.

GGM: Sí, es que los latinoamericanos no olvidamos nunca lo que nosotros hicimos con los refugiados españoles. No todo lo que vino fueron los maestros universitarios, los grandes editores, los grandes escritores, los grandes científicos. Vino también mucha morralla. Y se trataba de salvarles la vida, de darles una nueva vida, de darles un nuevo mundo que en alguna época les perteneció y nosotros lo hicimos encantados. Y nos mezclamos con ellos como nos mezclamos después de la venida de Colón y de pronto nos encontramos que España empieza a escoger a cuáles sí y a cuáles no.  Entonces eso duele mucho porque, por supuesto, yo no tengo ninguna queja, yo personalmente llego a España como rey. Me tratan los amigos como rey. Y a muchos que yo conozco, los escritores, pero lo que están haciendo, un crítico, con un criterio de selección, que los que ellos consideran buenos sí, como reyes, y a los otros los tratan en los aeropuertos en una forma como no hemos tratado nosotros jamás a un español. Y creo que no lo haríamos nunca. Es extraño además que lo hagan. En ese sentido esa discriminación continúa.

P: ¿Sigue pensando que mientras más cerca esté de Europa España, más lejos estará de Latinoamérica?

GGM: Ah sí. Cuando todo eso empezó, yo me quejé con Felipe González. Y me dijo, “no te preocupes que yo seré el puente. España será el puente entre la América Latina y Europa”. Pero yo creo que las circunstancias los han llevado a tratar de ser más europeos que latinoamericanos y nosotros estamos aquí esperando un día no muy lejano en que regresen como se sentaban los chinos en la puerta de su casa a esperar que pasara el cadáver del enemigo. Los españoles volverán otra vez porque son cada día menos europeos a pesar de toda la tecnología y las estufas automáticas. En el fondo siguen siendo unos españoles iguales a nosotros.

P: ¿Es verdad que usted detesta a Cristóbal Colón como personaje histórico?

GGM: No, lo que pasa es que era pavoso, como dicen los venezolanos. Llevaba la mala suerte. Su mala suerte la llevaba por todas partes. En Santo Domingo no se puede hablar de él.

P: Sin embargo, su diario a usted le fascina.

GGM: Bueno, pero eso es

P: Su diario de viaje.

GGM: Pero eso no nos afecta gravemente.

P: Mire. Le voy a leer una carta astral que publicó el diario ABC en el año ‘82, después de que le dieron el premio Nobel y usted me va diciendo si coincide o no coincide con el personaje. Por cierto, ¿usted consulta a los astros de vez en cuando?

GGM: No, en absoluto. Pero no los consulto porque creo en eso y no lo quiero saber. No es porque no crea.

P: Ah, ¿en las adivinas?

GGM: No, no, es que precisamente porque creo que hay adivinas…

P: ¿Por miedo?

GGM: Porque creo que hay adivinas, no quiero que me adivinen nada.

P: Ya. Dice es un piscis tres veces acuario y gracias a la influencia de Plutón posee el don de la persuasión. ¿De acuerdo o no?

GGM: Bueno, no sé por qué planetas, pero creo que cuando lo he necesitado lo he tenido, sí.

P: Yo creo que sí. Con un inconsciente influido por Virgo que lo hace analítico, intolerante, perfeccionista y pedante.

GGM: Ah sí, eso todo, es perfecto. Por fortuna.

P: Dice, además, que es un sicólogo nato. Increíblemente intuitivo, que hace pensar que tiene información privilegiada y secreta, y al que irritan las pequeñeces. ¿Usted dictó este horóscopo?

GGM: No, no, no.

P: Parece que sí.

GGM: Ahí lo falso es que me irriten las pequeñeces. Digo, las pequeñeces me irritan si son irritantes, pero hay algunas que no lo son, ni tienen por qué serlo.

P: ¿Usted admite que es vanidoso? (20:14)

GGM: ¿Qué se entiende por vanidoso? A ver, cuando un raquítico se para frente al espejo a hacer así, ese es un vanidoso, pero cuando se para Tarzán, eso no es vanidoso, eso es orgulloso. En ese sentido no soy vanidoso.

P: ¿Es caprichoso, sí?

GGM: Caprichoso yo creo…

P: ¿Le gustan los caprichos?

GGM: Estamos metidos en un problema de definiciones. (20:44)

P: No, no. Es caprichoso un señor que se compra el mismo modelo de botas siempre porque esas son las que le gustan.

GGM: Un caprichoso como su nombre lo indica es una persona que es como una cabra, que empieza a dar de frentazos contra un muro hasta que pasa por ahí. Yo creo que yo me doy con un muro una vez y paso por la puerta. En ese sentido no soy caprichoso. Yo sé exactamente lo que quieren decir, pero no es caprichoso, es otra cosa. Es como, como, ¿cómo qué?

P: ¿Admite que no le gusta que le lleven la contraria?

GGM: A nadie le gusta que le lleven la contraria, pero gracias a los amigos que yo reconozco como amigos y como buenos críticos literarios, que me llevan la contraria leyendo mis originales, gracias a eso yo he podido salvar muchos de mis libros.

P: ¿Todavía comparte literariamente la corrección de sus libros con los amigos?

GGM: Ah, sí, claro. Sí, pero, ¿a quién le gusta que le lleven la contraria?

P: No, a nadie. Pero hay a quien le molesta más que a otros.

GGM: No, a mí no me molesta más que a otros. He aprendido mucho de los que me llevan la contraria.

P: ¿Consiguen perturbarlo las críticas de los críticos literarios, los comentarios?

GGM: Bueno, ya no porque no los leo. Pero aprendí una cosa importante: cualquier crítica desfavorable, cualquier reproche, inclusive cualquier insulto, duele mucho, pero uno aprende que al día siguiente duele menos, al tercer día menos y al cuarto día ya no se acuerda. (22:22)

P: Por ejemplo Bloom, que es un pope de la crítica literaria, acaba de publicar los mejores escritores del siglo y usted no está en la lista. ¿A usted eso le molesta?

GGM: Hasta el punto que no sabía que no estaba.

P: ¿Qué es lo que consigue alborotarle la úlcera, por ejemplo? ¿Qué lo saca de sus casillas?

GGM: Tener que hacer algo que no me gusta. Las contrariedades. Tener que hacer algo que no me gusta. Tener que hacer entrevistas, por ejemplo, es lo que más me alborota la úlcera. (23:02)

[Pausa de un minuto]

La verdad es que no jugó mucho a bolita de trapo como los futbolistas pobres del Caribe y apenas sí le dio tiempo a practicar el béisbol, ese deporte de los niños de las costas americanas. Gabriel no tuvo un juego infantil favorito que repitiera una y otra vez porque, para olvidar los cuentos de muertos que le contaban las tías, en cuanto aprendió a leer no hizo otra cosa que devorar los libros que le prestaba el abuelo.

P: Uno tiene la impresión de que usted fue el niño más solitario del mundo. ¿Eso es verdad o ya es novela? (25:03)

GGM: Yo creo que todos los niños son los niños más solitarios del mundo. Digamos que lo que pasa es que yo, probablemente, he logrado transmitirlo a través de mis libros, pero ahora tengo el nieto que tiene siete años. Yo me quedo viéndolo y sé lo que está pensando porque tengo la impresión de que está padeciendo la misma soledad que padecía yo y está pensando las mismas cosas. Curioso que no me sucedió con los hijos.

P: ¿Usted cuál cree que es la inquisición hoy en día?

GGM: La inquisición sigue exactamente igual en todo momento. Empieza por la casa. La inquisición son los papás. La inquisición son los maestros. La inquisición es el poder político, el poder económico. Todos los refinamientos que tú quieras pero la inquisición continúa, seguimos viviendo en alguna manera en unos medios represivos que corresponden a la inquisición de hoy.

P: A ver, la inquisición son los papás. ¿Usted alguna vez se ha sentido inquisidor de sus propios hijos?

GGM: Siempre tuve la preocupación de no ser inquisidor con mis propios hijos y nunca he podido saber si lo fui o si no lo fui porque desarrollamos una relación tan cordial, de tanta comprensión que yo tengo la impresión de que no lo fui, pero es muy probable que lo haya sido precisamente por la negativa. En el deseo de no interferir probablemente estaba modificándolos, influyéndolos y probablemente afectándolos. Eso nunca se sabrá.

P: ¿Usted padeció en su infancia alguno de esos elementos inquisitoriales? ¿Usted tuvo también su propia inquisición de niño? (27:10)

GGM: Sí, claro, y a eso debo, por fortuna, el haber sido escritor.

P: ¿Por qué? Cuénteme.

GGM: A mí me manejaron a base de miedo. Era una casa grande, en Aracataca, una casa muy grande, muy llena de mujeres. Yo recuerdo en esa casa muchas mujeres y un solo hombre, que era el abuelo. Pero, para que yo me portara bien, sobre todo de noche,  me metían unos miedos terribles: no te muevas porque de ese cuarto sale un muerto , no te muevas porque ahí murió fulano de tal, no te muevas porque ahí sale el diablo. Los santos, que tenían santos de bulto, de tamaño casi natural como el de las iglesias, con las veladoras esas que los hacen fantasmales en las noches. Me amenazaban con los castigos de los santos, (28:04) yo pasaba noches tremendas.

P: ¿Y el abuelo era el que lo salvaba de la hoguera siempre?

GGM: El abuelo, yo tenía la impresión de que me salvaba de la hoguera, pero ahora me doy cuenta que el abuelo era el más inquisitoriado de todos porque él no se daba cuenta hasta qué punto él mismo era un instrumento de todas las mujeres que vivían en esa casa. (28:26)

P: ¿Qué era lo que tenía tan fuerte ese abuelo para usted?

GGM: Que me hacía caso. Yo tenía la impresión de que con las mujeres existía un juego, que a lo mejor ha durado toda la vida, que es el juego de la seducción. Ahora me doy cuenta que probablemente éramos cómplices, y no me había dado cuenta, cómplices contra las mujeres, solo que ahora yo me siento más cómplice de las mujeres que de los hombres. Cambié de bando.

P: Todo lo que sabe de su vocación precoz de escritor, García Márquez lo ha escrito en un libro que aún no conocemos. Un manual para ser niño son sus reflexiones de trabajo con un grupo de expertos sobre la reforma de la educación en Colombia, un folleto que enseña a los niños a defender sus aptitudes frente a los adultos para que les dejen ser lo que siempre quisieron ser.

GGM: Caí en la cuenta de algo que no había caído nunca: que yo, toda mi formación, todo mis estudios, se basó en las triquiñuelas, en las trampas que tuve que hacer yo siempre para ser escritor en una sociedad donde no estaba previsto que una persona no tuviera una de las profesiones liberales conocidas y apareciera de pronto con que quería ser escritor. Los padres cuando ven a los niños dibujando o ven que tocan instrumentos se ponen felices y los ayudan hasta el día en que el niño crece y dice “bueno, yo lo que quiero ser es ser músico o pintor”. Ahí se asustan y tratan de convencerlo a toda costa de que tenga una profesión seria y además (30:20) pues que después con lo que pueda obtener con esa profesión seria, seguir con lo que podía parecer más bien su hobby, su afición secundaria. Es decir, yo pienso que si una persona durante toda la vida hace solamente lo que le gusta hacer y tiene todas las condiciones para hacerlo bien, ese es el secreto de la felicidad y de la longevidad.

Pienso que si una persona durante toda la vida hace solamente lo que le gusta hacer y tiene todas las condiciones para hacerlo bien, ese es el secreto de la felicidad y de la longevidad.

Gabriel García Márquez

P: ¿Qué sintió usted, qué experimentó siendo tan niño, el primer día que vio a su madre?

GGM: Lo que más recuerdo es el perfume.

P: ¿A qué olía? (31:06)

GGM: Es un perfume que probablemente si lo siento ahora lo reconozco. Era un perfume que, a ver, nosotros vivíamos en Aracataca. Mi madre se había ido con su marido, mi padre, a Barranquilla y yo la memoria más antigua que tengo en relación con ella es que me decían que tu mamá vive en Barranquilla y tu papá vive en Barranquilla, no había fotos, no había nada de eso y yo tenía la imagen, una imagen de ella que…

P: ¿Qué le explicaban? ¿Por qué vivían en otra parte?

GGM: No, eso no… A los niños no se les explican esas cosas. Era yo muy niño, de todas maneras, cuando se fueron a Barranquilla y de pronto empecé a oír “que viene tu mamá, que viene tu mamá, que va a venir tu mamá”. Yo no me imaginaba cómo podía ser aquello ni tengo idea qué edad podía tener, pero recuerdo que yo venía de una casa con un gran corredor y un patio bien profundo y yo venía y me dijeron ya llegó tu mamá y entonces mira está ahí. Y yo entré y estaban en la sala sentados alrededor, con las sillas pegadas en la pared, muchas mujeres, y yo la vi y la reconocí enseguida. Estaba vestida como los personajes de las películas de esos años, de los años finales de los veinte, principio de los treinta, con el sombrero de campana. Recuerdo exactamente su traje de seda con bordados, color beige, el sombrero de pajilla del mismo color, (32:55) y entonces ella me dijo “Ay”, me abrazó y yo sentí el olor. Siempre que la evoqué era por el perfume. Inclusive con ella hemos estado escarbando después qué perfume podía ser. Ella habla de algo como Coty, pero para mí lo interesante es eso y sobre todo porque el sentido del olfato para mí es el más evocador y el que más fácilmente lo traslada a uno a episodios remotos y le permite revivirlos completos con una sola ráfaga. (33:42)

P: ¿Y esa ausencia de la madre en todos esos años del comienzo es lo que hace que usted diga que tiene con ella una relación seria y sin sentimentalismos?

GGM: No, lo que pasa es una cosa, que vivimos muy poco tiempo juntos. A ver, en ese momento estaba en Barranquilla, luego, cuando murió el abuelo y murió la abuela, fui a vivir con ellos, pero yo recuerdo, ellos volvieron a vivir en Aracataca y vivían en una casa distinta, pero yo vivía donde los abuelos y no me llevaban a dormir a casa mis padres sino cuando me iban a dar purgante.

P: ¿Por qué?

GGM: Porque uno era niño le daban purgante y donde tenían las técnicas del purgante era en casa, porque ya habían nacido… allá nació un hermano cada año. Nosotros somos 15. Entonces saca la cuenta, cada año nacía uno y en este momento debía haber 4 ó 5,  ya no había mucho tiempo de ocuparse de cada uno y cuando decidían además dar un purgante, daban un purgante colectivo. (35:00)

P: Todos.

GGM: Entonces a mí me toca… a mí que no me iban a buscar para las fiestas… yo añoraba estar con los hermanos de noche, después de que se acostaban tirarse almohadas y todo aquello, yo no… yo vivía en el cuarto de los santos.

P: ¿Y los hermanos en la otra casa?

GGM: Y los hermanos en la otra casa. Entonces cuando a mí me llevaban a dormir allá, yo iba contento porque iba con los hermanos, pero sabía que daban purgante, un aceite de ricino, tenían la costumbre de darlo en leche y uno notaba los grandes posos de aceite. Bueno, como sería que nos daban como premio una moneda de 50 centavos, y yo durante muchos años me acordaba de esas monedas y me daba la náusea, la naúsea del purgante. Entonces, como ves, eran muy pocas las oportunidades que tenía para hablar con mi mamá que siempre estaba criando y estaba en cinta. La relación se volvió no como un extraño pero si era una relación que no tenía recuerdos.

P: Tienes tus sueños de Cartagena, ¿usted ha podido recomponer un poco esa relación?

GGM: No, pero si nunca estuvo descompuesta, es una relación distinta de otra. Es una relación con la madre y con el padre que es así. (36:19)

P: Después de haber repartido la vida entre muchos hogares y muchos paisajes ha vuelto a Colombia. Los dos hijos y los dos nietos se han quedado en otras tierras. Está en Cartagena, la ciudad de los aristócratas del Caribe que siguen rumiando la nostalgia de cuando dejó de mandar el rey de España y se quedaron ellos. En Cartagena, Gabo parece acostumbrado ya a los guardaespaldas y se ha hecho construir una casa insólita en la que seguir inventando cuentos a ritmo de boleros y vallenatos. Para vigilar el Caribe desde el solar donde estuvieron enterrados los obispos y la clarisas de Del amor y otros demonios y al lado del colegio donde estudia la protagonista de El amor en los tiempos del cólera. El escritor ha decidido vivir rodeado de los personajes de sus últimos libros y con ellos pasea por estas calles como si nada. (37:17)

GGM: Aquella iglesia es la iglesia Santo Toribio. Ahí tocaba el violín Florentino Ariza. Fermina vivía ahí. Salía por ahí y se iba hasta el… primero pasaba por el convento de Santa Clara, ¿tú conociste el convento de Santa Clara?

P: Sí, claro.

GGM: El convento de Sierva María

P: De Sierva María de Todos los Santos.

GGM: A la izquierda llegaba al colegio de La Presentación, que era donde estudiaba. Florentino la seguía desde acá y el domingo él tocaba el violín ahí, en el coro.

P: En esa iglesia.

GGM: Y era como esas niñitas que van ahí. Era exacta como esas niñitas, con el mismo uniforme.

P: Eso es ponerle poesía a la realidad.

GGM: Eso es ponerle música a la realidad. En Del amor y otros demonios, por ejemplo, el episodio de la cessatio a divinis, o sea, la guerra larga y dura, entre el obispo y las Clarisas, es histórico, solo que 100 años antes. (38:24)

P: Sin embargo las Clarisas sacaron un boletín de prensa cuando usted publicó su libro desmintiendo que ellas estuvieran peleadas con el obispo y que debajo del convento hubiera túneles.

GGM: En Del amor  otros demonios, el tema principal es ese ocultamiento y esa mistificación de la realidad que todavía subsiste en muchas comunidades religiosas y laicas. Entonces, a mí no se me hace raro que una comunidad que todavía tiene raíces en esa época piense que negando va a negarse la historia y es natural que sea así, pero ese episodio es histórico, perfectamente documentado y alrededor de él hice yo todo lo demás. (39:14)

P: Y por fin en sus memorias, Mercedes, su esposa, ¿tendrá un lugar protagónico que hasta ahora no hemos visto en sus libros?

GGM: Yo no sé si llegaré hasta ahí porque no es un libro cronológico y en ese caso tendría que escribir el capítulo de Mercedes o el capítulo de nuestras relaciones privadas y ella, tanto ella como yo, somos muy púdicos en eso. Eso es una cosa así, que no se debe tocar. Entonces no estoy muy seguro de que ella la aceptaría y además Mercedes ha quedado regada en todos mis libros, pedazos por todos lados, personajes completos que se ven, en Cien años de soledad inclusive con su propio nombre. Esas memorias no es que estén crudas pero las tengo abandonadas porque decidí escribirlas entre dos libros y ahora resulta que no estoy dejando espacio entre dos porque salgo de uno y enseguida para el otro. (40:39)

P: Dígame una cosa de Mercedes, aparte de lo hermosa que era porque era una mujer muy bella…

GGM: Lo es.

P: Evidentemente, sí. ¿Qué fue lo que le fascinó de ella desde el principio? Porque usted, que se sepa…-

GGM: Que no me hacía caso, que me hacía tan poco caso como el que me hace ahora y como el que me ha hecho siempre.

P: Pero muchos años, sin embargo…

GGM: No, no, es que no me hacía caso y todavía no me hace caso. Eso le gusta mucho a los hombres, que no les hagan caso.

P: Desde que él le propuso matrimonio a los 13años, Mercedes está a su lado marcando el norte y apoyando sus proyectos por absurdos que parezcan. Mientras ella brilla con luz propia, él utiliza la forma para mediar en todo tipo de causas, algunas fracasadas, como el intento de parar la guerra entre el cártel de Medellín y el Estado colombiano. García Márquez acaba de terminar un gran reportaje sobre esos años duros de la violencia de la droga en Colombia. (41:36)

¿Usted reconoce signos evidentes de que el narcotráfico ha pasado por aquí, quiero decir, ha dejado huellas ya imborrables en esta sociedad?

GGM: Oh, sí, ha dejado. Hay ya unas desgarraduras, unos desgarramientos culturales muy importantes, entre ellos el del dinero fácil. El dinero fácil, que yo creo es de las cosas más graves, la concepción del dinero fácil, para qué trabajar tanto si haciendo la mulita por una vez ya tienes para el resto de la vida. Eso es gravísimo porque ya eso ha contaminado todo el país. La corrupción es inmensa, es enorme y la tentación de la corrupción está por todas partes. Esas son las consecuencias graves, son culturales, ya están metidas en el espíritu de Colombia. Son muy graves pero es como si estuviéramos viviendo una peste. Yo creo que se va a resolver de la manera más sencilla: un día pasará de moda. Pero mientras tanto los daños que habrá hecho y las muertes que habrá dejado son enormes. Pero un día pasará de moda.

P: ¿Usted cree en la legalización internacional de la droga como solución? (42:47)

GGM: Los periodistas norteamericanos saben todo lo que saben del narcotráfico en Colombia, que es mucho, lo saben porque los periodistas colombianos lo han investigado, lo han destapado y muchos de ellos han sacrificado su vida por esas publicaciones. En cambio nosotros no sabemos nada de cómo es el narcotráfico dentro de los Estados Unidos porque los periodistas norteamericanos hacen como si ese narcotráfico no existiera. Si en los Estados Unidos se abastecen 30 millones de drogadictos diariamente sin ningún incidente, sin ningún problema, como si fuera repartir la leche, el pan, el periódico… si se pueden abastecer sin incidentes, eso quiere decir que hay unas mafias mucho más poderosas que las de Colombia y una corrupción de las autoridades mucho más importante que la de Colombia. El problema es que el narcotráfico, la droga, como problema, se le salió de las manos a la humanidad. No quiere eso decir que nos vamos a descorazonar y no vamos a seguir luchando, pero no vamos a partir de la base de que se puede acabar con el problema de la droga con fumigaciones de glifosato y con certificaciones de congresos cuando es un problema que el mundo entero está sufriendo y no puede resolver. Es como las pestes medievales, que se acabaron cuando se acabaron. De ahí a decir lo que yo vengo pensando desde hace mucho tiempo y he dicho, que lo único que nos salve de esto es la legalización, la despenalización de la droga, pero hay que tener cuidado con la implicaciones eso no quiere decir que lo vamos a hacer en Colombia y no lo van a hacer en el Perú y no lo van a hacer en… no. Eso solo es posible cuando sea un acuerdo global, total del mundo entero y sin excepciones porque cuando queda una excepción, eso fracasa. Y es muy difícil que eso se logre porque los intereses que están comprometidos en el inmenso negocio de la droga son tan grandes y tan altos que muy difícilmente se va a llegar al acuerdo global (45:18)

P: Usted firmó el otro día un documento dando a entender que la guerrilla colombiana ya no tiene sentido, ya no tiene razón de ser. ¿Usted cree que en Chiapas ese movimiento tiene razón de ser? ¿Cómo ve lo que está pasando en México usted que es casi mexicano?

GGM: Precisamente porque soy un extranjero casi mexicano no comento en la política mexicana.

P: Bien. Usted ha estado cerca de mucha gente en el poder, tiene y ha tenido amigos en el poder. Yo pienso que quizá Torrijos fue la persona más cercana a usted, a lo mejor me equivoco. ¿Usted alguna vez vio llorar a Torrijos? ¿Vio la tristeza del poderoso, el dolor?

GGM: No, yo lo vi llorar pero de alegría. Cuando se pusieron de acuerdo para el Tratado del Canal. Estaba con él porque a mi me habían llamado antes, que él se había encerrado en Farallón, que era una base militar panameña. Me llamaron y me dijeron: “el general tiene como una semana de estar encerrado”. Tenía un teléfono directo que bastaba descolgarlo y se comunicaba, estaba en comunicación directa con la embajada de Panamá en Washington. Estaban discutiéndose los últimos minutos, los últimos puntos para el Tratado y él estaba encerrado esperando pero no podía dormir, no podía comer, no podía hacer nada de la tensión en que estaba y tenían el temor los amigos de él y mío que le pudiera dar un infarto. Entonces me llamaron y me fui allá y me encerré con él. Estábamos prácticamente solos y estuvimos solos casi una semana. Nos tomamos todo el whisky del mundo y a veces champaña con hielo, que es una cosa(47:23) que ya sé que se hace en el Caribe, es un poco bárbaro, pero es cultural, es así, y de pronto en el momento en que llegó la noticia que ya, se puso a llorar como un niño. Una maravilla, una maravilla asistir a eso.

P: ¿Y qué decía? ¿Qué frase recuerda?

GGM: No, no, si no podía nada. No había nada que decir. Es que era muy grave porque si ese Tratado no se hubiera acordado, hubieran podido suceder cosas históricamente muy graves. Torrijos estaba dispuesto a destruir el canal.

P: ¿Usted piensa que ese Tratado tiene marcha atrás? Porque hay quién intenta no cumplirlo en el año 2000.

GGM: Todo lo que quieran, pero América Latina no permitirá jamás que ese Tratado no se cumpla. Esa América Latina, que apenas si protestó con la invasión de Panamá, no permitiría que ese Tratado no se cumpla porque ese es un tratado que es en territorio panameño, pero es de toda la América Latina.

P: ¿Usted es capaz de decirle todo lo que piensa a Fidel?

GGM: Se lo digo generalmente, lo que pasa es que a veces no lo cree.

P: ¿Pero es usted de verdad el que le dice las verdades?

GGM: No, yo creo que él tiene muchos amigos. Si alguien le ha dicho verdades delante de mí a Fidel Castro es Felipe y tiene una muy buena relación, pero ellos tienen un trato distinto del que tengo yo con ambos. Ellos se tratan como españoles. Y tienen las mismas…

P: Como gallegos.

GGM: Como gallegos según el lenguaje cubano, como gallegos. Las cosas que le ha dicho Felipe [inaudible] son muy admirables y muy admirable cómo lo oye Fidel.

P: ¿Usted piensa que está cercano el desbloqueo, digamos, de los cubanos?

GGM: Yo no creo que esté cercano y además ahora con el triunfo de los republicanos es bastante difícil que se dé el desbloqueo, pero creo que van a ir llegando acuerdos parciales que al fin y al cabo conviertan el bloqueo en una cosa más o menos formal. Yo creo que eso podría ser. Es que el mundo está cambiando (49:51) y los Estados Unidos no pueden no cambiar también.

P: ¿Y los  ligeros síntomas de apertura que estamos viendo en el cine, en la vida cotidiana?

GGM: En Cuba… Lo que pasa es que en Europa tienen la costumbre de considerar que la apertura es solamente en cuanto a libertad de expresión y libertades democráticas y bla bla bla. Consideran, como los Estados Unidos además, que la democracia se define por una elección. Si hay elección, no importa lo que sean capaces de hacer y las arbitrariedades y las injusticias que se cometan (50:17) porque es un gobierno basado en elecciones. Pero Cuba está muy lejos de ser la que era hace cinco años. Los progresos que se han hecho en Cuba son inmensos, no son pequeñas aperturas, son grandes aperturas. Pero eso no lo cuentan. Lo que están esperando es que Fidel haga elecciones porque lo que quieren es que Fidel se caiga y piensan que si hace elecciones se va a caer y no se va a caer. Quieren hacer con Fidel lo que hicieron con los sandinistas, o no con los sandinistas, con Nicaragua. Dijeron hagan elecciones libres y les vamos a ayudar en esto y en esto y en esto. Las hicieron. Si las hubieran ganado los sandinistas, hubieran dicho con seguridad que habían sido amañadas, que había fraude, y no las hubieran reconocido. Como perdieron los sandinistas, las reconocieron y no le han dado a Nicaragua ni un centavo de lo que habían prometido y mira la situación en la que está Nicaragua. ¿Cómo quieren que con ese precedente, Fidel vaya a creerles lo que le prometen? No cree en nada. Están haciendo los cubanos lo que creen que deben hacer y afortunadamente Europa y prácticamente toda la América Latina lo están reconociendo y están ayudando muchísimo. Y los Estados Unidos lo que están es perdiendo el tren, y ese tren se va y ellos no van a quedar ni en el vagón de cola.

Las cosas que le ha dicho Felipe (González) son muy admirables y muy admirable cómo lo oye Fidel (Castro).

Gabriel García Márquez

P: ¿Y cuál es ese momento histórico de los que ha vivido que más le ha interesado, el que más lo ha marcado?

GGM: Todavía es secreto. No lo será dentro de algún tiempo, pero todavía es secreto.

P: Cuando le acababan de dar el Nobel, usted me dijo que se lo daría a Rulfo o a Greene. ¿Hoy a quién se lo daría?

GGM: Hoy en español se lo daría a Carlos Fuentes. A ver, se lo daría a Milan Kundera. No, pues te voy a hacer una lista de amigos por orden alfabético.

P: ¿Usted alguna vez vio a Hemingway?

GGM: Sí, claro. Lo vi una sola vez paseándose por el barrio Saint Michel. Sí, lo reconocí desde la otra acera. Iba con Mary que era mucho más bajita de lo que yo me imaginaba, muy rubia. Yo había escrito ya La Hojarasca y pensé bueno, yo paso al otro lado, él seguramente habla español porque vivió mucho en España y fue corresponsal de guerra durante la Guerra Civil, yo paso para allá y algún cuento le echo y a lo mejor me invita a tomar un café. Pero si no, por qué hacer el lagarto, el entrometido. Fue una cosa fugaz y dije no, no tengo nada que hacer, y entonces hice lo único que se me ocurrió y grité “¡Adiós, maestro!”. Y él desde el otro, miró así y [inaudible] “¡Adiós, amigo!” y se fue y nunca más en la vida lo vi. (54:00)

P: Hay un encuentro suyo que me llama la atención. Estuvo muchas horas con Kurosawa, el director de cine japonés. ¿Qué quería Kurosawa de usted?

GGM: Yo tuve la enorme suerte de que Kurosawa estaba esperando un ciclón que se estaba demorando. Él estaba filmando una película y tenía todas las posibilidades de hacer el final de esa película con un ciclón ficticio, un ciclón de utilería. Y lo tenía perfecto, pero él insistía en que debería de ser el ciclón número 32 creo que era, porque allá no tienen nombres  sino número. Él sabía que venía el ciclón número 32, calculó que en el ciclón número 32 podía terminar la película y el ciclón número 32 empezó a demorarse. Yo había recibido mensajes de Kurosawa de que él quería hacer El otoño del patriarca. (54:57) Entonces yo le mandé a decir que yo encantado, que nadie podía hacerlo mejor que él. Él tuvo un largo silencio y de pronto recibí un mensaje que decía: “Ya estoy muy viejo y muy enfermizo para meterme en los problemas del Caribe”. Entonces yo me di cuenta que le habían explicado mal las cosas y cuando fui allá le dije que quería hablar con él y él apareció en mi hotel y dijo “podemos conversar hasta que llegue el ciclón”.

P: ¿Cómo fue su primer encuentro con los reyes de España?

GGM: Fui solo, no fue Mercedes, a la Zarzuela. Estaban el rey y la reina. La aproximación a cada uno de ellos es completamente distinta con uno que con otro. La reina evidentemente estaba muy interesada en los temas literarios, quería hablar de ellos, hablé de ellos. Y el rey es bastante más suelto. Inclusive hubo un momento que me dijo. “no, aquí la que lee novelas es la reina, yo ando en otros problemas”. Y me llamó mucho la atención. Tuve la suerte  de que hubo un episodio de la vida familiar en un lugar donde a pesar de que no había protocolo se suponía que no iba a ocurrir. Fue en determinado momento, el príncipe, el hoy príncipe de Asturias, abrió de pronto la puerta sudando, venía de jugar fútbol o algo así, y entonces la reina en inglés le dijo. “te he dicho que no entres sin tocar”. Y el rey, muy de amigote así, dijo: “Oh, no, pero si yo lo he autorizado a que entre así”. “No, no debe entrar sin tocar. Sal, toca.” Tocó, el niño tocó, entonces entró y fue una experiencia que a mí me interesó muchísimo.

P: ¿Eres más amigo de los hombres o de las mujeres?

GGM: De las mujeres.

P: ¿Por qué?

GGM: Porque me entiendo mucho mejor, sobre todo trabajo mucho mejor  con ellas. En los talleres que hago, siempre con las mujeres me entiendo mucho mejor.

P: ¿Y cómo te has divertido más, estando cerca del poder o atacándolo?

GGM: No, estando cerca del poder. Hombre, por supuesto. La fuente de vida, de información, de inspiración del poder, es infinita, es que es una situación totalmente mágica y yo me pregunto si alguna vez ha sido real. El poder yo creo que es lo más irreal que existe.

P: ¿Y usted no tiene miedo de ser malinterpretado por querer estar siempre cerca del poder?

GGM: Yo no es que quiero… [balbucea]

P: Pero le fascina…

GGM: Yo no es que quiero estar siempre cerca del poder. Es el poder el que siempre quiere estar cerca de mí. No es que los presidentes me busquen, no. Lo que quiero decir es que esa materia, esa materia literaria que es el poder, siempre me sale al encuentro, tal vez yo lo identifico mucho mejor que otras personas porque además tú hablas del poder pues estás pensando en presidentes…

P: Sí

GGM: El poder está en todas partes, (54:48) acá, acá… en todos los niveles…

P: Yo pienso en los poderosos a todos los niveles

GGM: En todos los niveles está el poder.

P: El poder era Pablo Escobar, el poder era la guerrilla, el poder…

GGM: El poder era Pablo Neruda también. No, en todos los niveles está el poder, lo que pasa es que tengo un olfato para identificarlo y si tú te pones a pensar, yo no he escrito una línea que no sea sobre el poder y sobre todo sobre el más poderoso, importante, grande y eterno de todos los poderes que es el amor.

No he escrito una línea que no sea sobre el poder y sobre todo sobre el más poderoso, importante, grande y eterno de todos los poderes que es el amor.

Gabriel García Márquez

 

The Immortal in the Sea

July 1, 2020

thoughtful lady relaxing on rocky coastline

Photo by Yan on Pexels.com

If I were immortal I would spend thousands of years in the oceans. I would ride the waves and feel the sea foam breaking on my face. I would learn everything about sea creatures, their lives and cycles; occasionally landing at a beach for some rest, enjoying the sun, salt and stones on my skin. I would probably go undetected by humans and pay no heed to them anyway because nothing they do could affect me.

Copyright © 2020 Jorge Luis Carbajosa

Cocodrilo en Chicago

June 16, 2020

En Valladolid no han encontrado nada, pero el año pasado en Chicago el hallazgo de un cocodrilo fue una noticia que hipnotizó a la ciudad. 

Foto del caimán en la laguna de Humboldt. Fuente: Block Club Chicago

Todo ocurrió en julio 2019 en la playa y parque Humboldt cuando los vecinos pudieron  confirmar la presencia de un cocodrylus que nadaba en la laguna como pedro por su casa. En seguida el tema se convirtió en un entusiasmo total en los medios sociales y en noticia nacional.

Rápidamente el parque playa se llenó de curiosos, cámaras de televisión y hasta hubo concierto de salsa. Una revista digital local organizó un concurso para darle un apodo al famoso reptil. Un artista chicagoense hispano le compuso una canción a Tito, el cocodrilo, y no faltó la venta de camisetas, merchandising y hasta se hicieron tatuajes del aligátor.

Pero ante tanta gente,  Chance the Snapper, el apodo que se le dio al famoso caimán en inglés, algo así como “El Oportunista Mordedor”, se escondió del susto. Ni las autorides ni la asociación de herpetología de Chicago pudieron localizarlo durante varios días y el ayuntamiento tuvo que contratar a un experto de San Agustín, la Florida, Alligator Robb, que después de vaciar el parque de gente para que se calmara el espécimen, logró atraparlo en 36 horas. 

Aquí vemos al cocodrilo Tito vestido con una pajarita a cuadros durante la rueda de prensa después de su captura el 16 de julio 2019.  Medía un metro y medio aproximadamente. Fuente: Blockclubchicago.org

Alligator Robb se convirtió automáticamente en una celebridad. Ese año abrió la llave de la céntrica fuente Buckingham en su apertura anual, fue invitado a tirar el primer lanzamiento en un partido de béisbol del equipo local Cubs contra los Cincinnati Reds y fue invitado de honor en una gala benéfica.  

Se piensa que una cervecería local inventó el nombre de Chance the Snapper, llamando al reptil como el muy querido superestrella cantante de rap chicagoense, ganador de un Grammy, Chance the Rapper, que rima con Snapper en inglés. Otro apodo considerado fue “Croc Obama” pues el ex presidente fue político y residente de Chicago por muchos años.

Expertos determinaron que Chance the Snapper posiblemente había sido una mascota ilegal que fue soltada en la laguna. Aunque Chicago es una zona de origen pantanal, muy verde y con numerosos ríos y lagos, que puede favorecer la vida de grandes reptiles en el verano, sus inviernos son demasiados fríos para su supervivencia. La confiscación de mascotas ilegales de parte de las autoridades no es nada fuera de lo común en esta ciudad. 

Alligator Robb Green Tie Ball

Alligator Robb. En el 2019 en Chicago, durante las fiestas de Halloween, varios niños estrenaron el disfraz de Tito, el cocodrilo. Fuente: blockclubchicago.com

El famos aligátor de Chicago, Tito, acabó en un parque de caimanes en San Agustín. 

Copyright © 2020 Jorge Luis Carbajosa

Fuentes:

https://blockclubchicago.org/

https://www.chicagotribune.com/

https://www.youtube.com

https://www.nbcchicago.com

https://www.nytimes.com

http://www.washingtonpost.com 

El ciclismo urbano en Dinamarca

June 15, 2020

In English. Em português.

Con una de las mejores infraestructuras ciclistas del mundo integrada al sistema público de autobuses y trenes, las bicicletas son un importante medio de transporte en este pequeño país escandinavo. Desde el 2015, el portal Copenhagenize Index ha clasificado a Copenhague, de ser la ciudad más accesible del mundo para el ciclismo urbano. Las únicas ciudades hispanas que figuran en la lista de 2019 son Bogotá, en el puesto número 12 y Barcelona en el 13. Si le gusta pedalear, Dinamarca es el país modelo.

C806073-1-e1572955554794
Una ciclovía danesa típica.  Fuente: supercykelstier.dk

Los daneses y las bicicletas

Copenhague, la capital de Dinamarca está localizada en la isla de Selandia. Tiene una población de 633.000 habitantes (2017), unas 675.000 bicicletas y 120.000 coches. El 62% de sus habitantes pedalean para ir al trabajo o a la escuela, sólo 4 de cada 10 son dueños de un automóvil, y 9 de cada 10 tienen una bicicleta. De hecho, desde el 2016, hay más tráfico ciclista que de automóvil, pues el 52% de los hogares no tienen coche. Los daneses  pedalean un promedio de 3 km diarios en Copenhague; 2,4 km diarios en Aarhus, la segunda ciudad más grande del país; y 2,6 km diarios en Odense, la tercera mayor. El 75% del tráfico ciclista continúa durante los fríos inviernos daneses y la venta anual de bicicletas en Copenhague es de entre 4.000 a 5.000.

Dinamarca ha sido un país ciclista por más de 100 años. En las décadas de los 20 y 30, usar la bici se convirtió en un símbolo de igualdad y libertad. En el comienzo de los años setenta, cuando la tierra de Christian Andersen y todos los demás países del mundo hacían inversiones fuertes en automóviles e infraestructura automotora, las cosas cambiaron a causa de la crisis petrolera, y los habitantes de Copenhague exigieron que su wonderful Copenhagen, (ciudad maravillosa) como dice la famosa canción en inglés, fuera una ciudad sin coches.

Dame-med-longjohn (1)
26% de los habitantes de Copenhague con dos hijos son dueños de una bici baúl. Fuente: supercykelstier.dk

Los niños daneses empiezan a andar en bicicleta antes de los seis años ya que desde muy tierna edad se los ve con frecuencia en las bicicletas de sus padres que pueden ser adaptadas con diferentes accesorios para transportar a uno o más niños a la vez. Los daneses, de hecho, inventaron la bicicleta con baúl frontal vista aquí y en la foto de abajo, utilizadas tanto para el transporte de niños como de materiales. En las escuelas danesas los niños aprenden la cultura del ciclismo y las normas de seguridad como parte del currículo escolar. 49% de todos los jóvenes entre los 11 y 15 años van en bicicleta a la escuela.

Light-8-2000x1203
La bici baúl fue inventada en Dinamarca. Hay de diversos tamaños. Fuente: christianiabikes.com

La infraestructura ciclista danesa

El éxito del ciclismo urbano se debe, entre otros factores, a la existencia de ciclovías a las que los automóviles no pueden acceder. La capital danesa tiene cerca de 400 km de estas ciclovías exclusivas para bicicletas que suelen estar entre las aceras y las carreteras.

Geográficamente, Dinamarca es una península al norte de Alemania, compuesta por Jutland y la isla Selandia entre otras. Es un país rico y moderno de 43,1 mil kilómetros cuadrados y con 12.000 km de ciclovías. Desde el 2017 los daneses han construído 13 puentes para bicicletas, y 3 más están en camino. El recién estrenado puente Dybbølsbro tiene carriles de 5,5 metros de ancho en cada sentido, y recibe más de 22.000 ciclistas diarios. Además actualmente hay centenares de kilométros que se están construyendo de “superciclovías” que conectan Copenhague con sus ciudades satélites.

cykelslangeexit
Típico puente para ciclistas en Dinamarca Credit: supercykelstier.dk

El tranporte público y la red de ciclovías funcionan juntas para el bien del ciclista. Los trenes urbanos no sólo permiten a los pasajeros traer sus bicicletas a todas horas del día, sino que además tienen un vagón adicional exclusivo para bicicletas. 20% de los ciclistas daneses usan la bici para ir al tren y el 5% desde la estación a su destino. En Copenhague estas cifras son del 30% y 10% respectivamente.

C840658 (1)
Ciclovías junto a los ferrocarriles. Fuente: supercykelstier.dk

La salud y el medioambiente

El ciclismo reduce los problemas de salud, la ausencia laboral y ahorra dinero al contribuyente. Varios estudios daneses demuestran que por cada kilómetro pedaleado, se ahorra un euro en beneficios para su sístema público de salud. Además los ciclistas de Copenhague solicitan 1.1 millón de días menos de baja médica que los que no pedalean, generando 215 millones de euros anualmente en la economía. Por cada 1200 km pedaleados, se reduce un día de ausencia por enfermedad. Por añadidura, esta actividad es una maravillosa oportunidadd para disfrutar del aire libre diariamiente reduciendo así el estrés al tiempo de renovar la mente.

Los beneficios para el medio ambiente del ciclismo urbano resultan evidentes. Reduce las emisiones de carbono, contaminación, ruidos y congestión. Utiliza el espacio público más eficazmente, crea una vida urbana próspera y convierte las ciudades en más habitables. En la región de Copenhague, la bicicleta supone un ahorro anual de 500 toneladas de CO2 y sus residentes producen 92% menos emisiones cuando dejan de usar automóviles y cambian a bicicletas. Los daneses consideran al ciclismo como el presente y el futuro de la movilidad dentro de los lineamientos de lo que podemos considerar hoy una ciudad inteligente. También es una manera económica de desplazarse.

bikesintrain_s
Vagón para bicicletas en un tren municipal danés. Fuente: supercykelstier.dk

Tecnología danesa

Para poder aumentar el ciclismo urbano los daneses siempre están buscando maneras para mejorarlo. La tecnología onda verde, por ejemplo, existente en Dinamarca desde hace décadas para automóviles, consiste en luces LED adaptadas para las ciclovías. Al encenderse estas luces, se le indica al ciclista que a 20 km por hora podrá llegar al próximo semáforo en verde. También en muchas ciclovías existen sensores que dejan el semáforo en verde más tiempo para los ciclistas cuando llueve. Las investigaciones y pruebas para mejorar la seguridad del ciclista son constantes, por ejemplo en ciertos cruces hay luces que avisan a camioneros de la presencia de ciclistas cuando van a girar a la derecha.

Las ciclovías poseen una variedad de dispositivos al servicio de esta actividad que promueven una mayor comodidad al usuario: Estaciones de servicio, monitores con todo tipo de información real time, como el clima, número de ciclistas, etc; bombas de aire, apoyo para los pies y hasta contenedores de basura posicionados de manera adecuada a la necesidades del ciclista.

C841311-1
Apoyo para los pies del ciclista en Dinamarca. Fuente: supercykelstier.dk

Las super-ciclovías danesas 

Las “superciclovías” danesas, así bautizadas por la Secretaría de las Superciclovías de ese país, conectan Copenhague con sus ciudades satélites. El objetivo es aumentar los trayectos de larga distancia en bicicleta, haciéndolos competitivos en relación al uso del tren y autobús. Esto reduce las emisiones de carbono al mismo tiempo que mejora la salud de los ciclistas. Otros países europeos también están construyendo esta nueva categoría de vías públicas para bicicletas.

C850362
La superciclovía C-82 tiene 7,3 km de extensión en una de las ciudades periféricas de Copenhague. Fuente: supercykelstier.dk

En el 2009, Copenhague y la mayoría de sus ciudades satélites iniciaron un proyecto conjunto para construir un total de 750 kilómetros de superciclovías para el 2045. Ya se han construído ocho, pasando de 12 km en el 2012 a 167 km en el 2019.

Construídas con la meta de que la región de Copenhague siga siendo clasificada como la región más acogedora del mundo para el ciclismo, las superciclovías son una perfecta inversión para el medioambiente y la economía. Varios estudios daneses han probado cómo con sólo remplazar el 1% de los desplazamientos automobílisticos en la isla con bicicletas, se ahorran 23.000 toneladas de CO2. El tráfico ciclista en las superciclovías ha aumentado además un 23% desde el 2012 al haber incorporado un 14% de usuarios que anteriormente se desplazaban en automóvil. El mayor número de ciclistas registrados (en una ciclovía) en un sólo día alcanza a los 29.000 con una media de trayecto de 11 km/día por ciclista. Si nadie montara en bicicleta en la región, habría un aumento del 30% de tráfico automotriz.

El presupuesto asignado para las superciclovías hasta el 2045 rondará los €295 millones para el 2045. Este proyecto prevé un superávit socio-económico de €765 millones, de los cuales unos €590 millones consistirían en beneficios para la salud. También se reducirían en 40.000 las ausencias por enfermedad.

Un estudio realizado por danskindustri.dk halló que un 10% de aumento del ciclismo anual reduciría los días de baja médica en 267.000, disminuiría la congestión de autos un 6% y ahorraría €141,2 millones en salud pública.

Conozca a ciclistas daneses

Según un estudio hecho por supercykelstier.dk , la danesa Mette, de 49 años, que usó una bicicleta eléctrica por un mes, observó una reducción de 5 años en su edad corporal pedaleando cerca de 27 km/día. También vio su IMC (Índice de Masa Corporal) bajar de 24,4 a 23,4 en un solo mes.

C842253-Kopi
Típica madre danesa con sus hijos. Fuente: supercykelstier.dk 

Fiona Weiss, una danesa que anda en bicicleta desde hace 50 años, prefiere pedalear durante los veranos. En sus propias palabras “andar en bicicleta transmite energía de la buena, me facilita el descubrir lugares que no vería si estuviese en el tren, y además me ayuda a mantener mis piernas esbeltas”.

Bettina Fürstenberg, una danesa de 52 años pedaleaba un promedio de 15 km diarios hasta que tuvo un accidente grave a los treinta años. Actualmente es dueña de tres bicicletas, una de ellas eléctrica. Según ella “pedalear es la forma más rápida de desplazarse en Copenhague sin contaminar el aire”. Cree que todavía se necesitan “ciclovías mejores y más amplias con normas más rígidas para ciclistas”, como “límites de velocidad”. Aunque no se ha recuperado del todo del accidente, sigue montando en bicicleta “para cualquier tipo de actividad, como ir al trabajo, ir al cine, a los parques, de compras, etc”.

IMG-5776 (1)
Exterior de un edificio común en Copenhague. Photo by Jorge Carbajosa

El Know-How danés

La embajada de ciclismo en Dinamarca es una entidad local que promueve el ciclismo urbano en el mundo entero. Ofrece un paseo de realidad virtual en bicicleta por Copenhague, un curso de ciclismo urbano de dos días en Dinamarca y prepara informes anuales. Los daneses tienen numerosos portales en inglés que promocionan el ciclismo urbano y su país. Muchos han sido usados para este artículo y figuran abajo.

IMG-5670 resized 3
Zona de estacionamiento para bicicletas en la estación central de Copenhague. Foto: Jorge Carbajosa

La lengua danesa

El danés es un idioma de origen germánico y se habla en Dinamarca, las Islas Feroe y por una minoría en Groenlandia. El danés es comprensible tanto para noruegos como suecos ya que todas estas lenguas descienden del Nórdico Antiguo. La gran mayoría de daneses hablan inglés pues es un idioma de la misma familia.

Copyright © 2020 Jorge Luis Carbajosa

Quisiera dar las gracias a la profesora Josefina de Abad por la revisión de este texto que ha sido traducido y redactado por el autor de su original en inglés. También quiero dedicar el artículo a todos mis amigos y especialmente a Jorge Balderas e Ignacio Durán, ciclistas internacionales.

Fuentes:

http://www.cycling-embassy.dk/

https://supercykelstier.dk/english/

https://cyclingsolutions.info/

https://copenhagenizeindex.eu/

https://denmark.dk/people-and-culture/biking

https://www.danskindustri.dk/english

http://www.m-w.com

http://www.bing.com

http://www.google.com

https://www.etymonline.com/

McKay’s Modern Danish – English Dictionary by Hermann Vinterberg, David McKay Company, Inc.

An Introduction to Old Norse, E.V. Gordon, Oxford 1990

http://www.rae.es

https://www.collinsdictionary.com

http://www.lexico.com

The Brazilian People’s Song: Canto das três raças

June 8, 2020

Translation into English of the famous Samba song about the struggle of the Brazilian people.

Canto das três raças > The song of the three races

Ninguém ouviu > No one heard
Um soluçar de dor > a sob of pain
No canto do Brasil > in the Song of Brazil

Um lamento triste > A sad mourn
Sempre ecoou > always echoed,
Desde que o índio guerreiro > ever since the Native warrior
Foi pro cativeiro > was enslaved;
E de lá cantou > and from where he sang

Negro entoou > The Black Man sang in tune
Um canto de revolta pelos ares > a song of rebellion ignited
No Quilombo dos Palmares > in the Palmares Free Settlement
Onde se refugiou > where he found refuge

Fora a luta dos Inconfidentes > And in the Inconfidentes Independence Uprising
Pela quebra das correntes > to break the chains
Nada adiantou > Nothing was gained

E de guerra em paz > From war to peace and
De paz em guerra > from peace to war
Todo o povo dessa terra > All the people of this land
Quando pode cantar > whenever they can sing,
Canta de dor > they sing in pain

Canto das três raças has profound lyrics and melody which resonate in your soul. It’s a song performed by Clara Nunes, a famous Samba singer, who was known as the Queen of Samba by many.

The song was written in the mid 1970s by Paulo Cesar Pinheiro and he composed it with Mauro Duarte. I found no information about Mauro Duarte in English that you can open in a link, but from what I read in Portuguese, he was a gifted musician who settled in Rio de Janeiro at an early age, a city that is known to be a hotbed of Samba.

Pinheiro, a writer, poet and composer, who is still alive today, is of White, Native and African ancestry, which is why he named the song of “the Three Races,” which he considered at the time to be the “fundamental races of Brazil.” According to information I found online, in one of his books, he says the song was “born out of that interbreeding of the three races; from the strong nostalgia of the white colonizer, from the fatal fear the black man felt by being away from his land (banzo africano), and out of the native man’s suffering.”

The word banzo is an African word which is also found in American English slang.

I’m not the first to translate this famous song into English and neither does my translation pretend to be the best out there. My translation is not literal and takes context and rhyme into account.

Sources:

https://musicariabrasil.blogspot.com/2010/04/mauro-duarte.html

https://leopoldinense.com.br/coluna/764/o-canto-de-uma-guerreira-mineira-clara-nunes

https://musicaemprosa.wordpress.com/2016/12/13/canto-das-tres-racas-paulo-cesar-pinheiro/comment-page-1/

https://www.ebiografia.com/paulo_cesar_pinheiro/

https://musicaemprosa.wordpress.com/2016/12/13/canto-das-tres-racas-paulo-cesar-pinheiro/comment-page-1/

https://www.urbandictionary.com/

https://en.wikipedia.org/wiki/Clara_Nunes

https://en.wikipedia.org/wiki/Paulo_C%C3%A9sar_Pinheiro

https://www.collinsdictionary.com/dictionary/english-portuguese

https://www.britannica.com/

Diccionário Universal Milénio Língua Portuguesa, Lisboa 1999, Texto Editora

Rio de Janeiro. Photo by Vinícius Vieira ft on Pexels.com

How I Quit Smoking

May 13, 2020

I have been smoke free since summer 1992 by combining AA’s spiritual program and a three day method of taking deep breaths and drinking water.

Nicotine is an interesting drug. Unlike alcohol, it doesn’t impair the mind. It doesn’t give blackouts. Smokers don’t cause accidents while smoking and driving, and are not known to assault their loved ones while they’re enjoying a cigarette. For me, a cigarette provided temporary tranquility and relief from stress, and helped me transition to life’s next moment. But a drug is a drug, and my subconsciousness knew I didn’t need to use a drug as a crutch to move on with life.

man reflection in the mirror

Photo by TOPHEE MARQUEZ on Pexels.com

I became a heavy smoker during my drinking years. Smoking almost two packs on a night out drinking, was not uncommon. By the time I got sober and joined Alcoholics Anonymous (AA) in 1991, I smoked an average of 10 cigarettes a day and sometimes more if I was stressed out.  The heavy coughing in the mornings, the fear of cancer, knowing that smoking is generally bad for the health, my tachycardia supraventricular, and the financial cost, made me want to quit almost every day, even before I quit drinking. Like with alcohol, I didn’t smoke because I wanted to. I smoked because it was an addiction; I had no control over not smoking. I was powerless, and like some people say in AA meetings, this addiction kicked my ass every single time.

The program of AA made me realize that I could overcome any addiction by working AA’s Twelve Spiritual Steps. Nicotine has a very strong physical aspect to it, however. I had tried countless times to quit cold turkey when I woke up in the mornings, but by late afternoons, I usually had picked up a cigarette again. Sometimes I could quit for a couple of days, but I would eventually smoke again. It was so easy to fall into the habit, specially if someone else was smoking around you. Back in the early 90s when I was in college, there were many smokers around me. Smoking was common in most AA meetings too.

I learnt of a three day method to quit, which consisted of quitting cold turkey and, during an urge, breathing in deeply and out completely three times, and then promptly drinking two large glasses of water.

But it wasn’t easy. The cravings during those first three days of being nicotine free were overwhelming and unsettling. In a similar fashion, the Big Book of Alcoholic Anonymous (p.58-59) says alcohol is “cunning, baffling and powerful.” I did notice, however, that the breathing and water vanished the craving away, but I also realized that a strong urge could easily throw me back into smoking because it completely erased any willingness to quit. Nicotine addiction is different from alcohol because my whole body was aching for cigarettes and the feeling of total powerlessness was physical, rather than mental.

Before I quit smoking, I had hit a bottom already. It happened during finals that summer. I spent one whole night studying, and as a consequence, smoking heavily. In the morning on the way to the exam, I had a tachycardia episode and ended up in the hospital. Fortunately, it was nothing too serious, just strong stress, and I was released the same day. But this reinforced what I had always known since I started smoking, that I had to stop and should have never started. Let it be clear, however, that no one needs to hit a bottom to quit an addiction.

But what really made a difference was the praying. On my third nicotine free day, during an unbeatable craving, I experienced an overwhelming moment of complete defeat to cigarettes, and I realized I couldn’t stop myself from smoking again. Luckily by then I was already eight months sober, so I knew that only a Higher Power, or God, if you will, could save me from substance addiction, so I prayed to my Higher Power to save me and keep me from smoking. I think I even went down on my knees.

The powerful physical nicotine cravings didn’t last more than three days and I never again had to pray as hard to my Higher Power to not smoke. 

Back in 1991, when I stopped drinking, my sponsor said sobriety was not my own choice, but rather fifty percent mine, and fifty percent my Higher Power’s, or God’s, whatever you prefer. I think that to be true. I cannot defeat an addiction entirely on my own, I need a Higher Power to help me not relapse.

Copyright © 2020 Jorge Luis Carbajosa

abstract beach bright clouds

The Sun is my Higher Power. Photo by Pixabay on Pexels.com

 

Ray Ban Sunglasses

May 7, 2020

It is Friday night. I am sitting with my friend Jack at a table outside the local brewery, located in a park.  We are both graduate students and live in a college town in the Midwest. The warm wind smells like rain and blows the voices of the crowd into the branches of the trees all around us.

Jack gets up and goes to buy himself some more beer. I watch him walk towards the outdoor bar area and join the queue. It is busy tonight, like every Friday night in the summer.

blur eyewear fashion glass

Photo by lalesh aldarwish on Pexels.com

I notice a pair of sunglasses on the table. They are away from Jack’s empty beer glass and pack of cigarettes. I assume they’re not his. I pick them up and observe them carefully in the dark. They are a pair of Ray Ban sunglasses. They must have been expensive. I remember I once owned a similar pair but I gave them away to a girlfriend. Since then I have always bought myself cheap sunglasses and I have kept losing them, precisely because they are cheap.

I try them on and watch through their tinted glass. They have a yellow safety cord which I put around my neck. The glasses clap onto my face well and contour my ears. I feel like a chiseled face in an advertisement. In a moment of self-consciousness, I take them off and hold them up with an obvious gesture, so if the owner shows up, he notices that I just found them. but no one is watching me at the other tables. I see multitudes of wet open-mouthed faces. I place the sunglasses back exactly where I found them. I can’t remember if anyone left the table when Jack and I arrived.

Jack returns with a large glass of beer and sits down. He takes a cigarette from his pack, lights it, and offers me one. I take one and he reaches over, producing a flame with his lighter.  He soon notices the sunglasses, which I had forgotten about, takes them and says “nice” while he starts to open them and look at them before trying them on.

“Yeah,” I say. “I just found them. They were sitting right there.”

“Are you keeping them?” They fit him well. His face looks aerodynamic. I imagine him riding a motorbike, the wind blowing his hair, like another stupid ad.

“I don’t know. If no one else claims them. Maybe whoever left them will be back.”

I inhale smoke and sip my beer. Jack does the same. We come here every weekend night and smoke and drink while we hope to run into interesting women. We might seem indifferent to the people around us, almost discreet, but we look at women with hungry eyes, like vultures.

Two men approach our table. One is in his mid thirties, he carries a pitcher of beer and two glasses. The other man must be nineteen or twenty, no older; perhaps it’s his younger brother.

“Mind if we sit here with you guys? Kinda hard to get a table tonight,” the older man says.

“Be our guests,” I say, knowing Jack doesn’t mind.

I wish two women would have joined us instead but I’m not about to kick them out. They sit and pour themselves beer. They also smoke and they drink quickly. The younger man’s face is distorted and he seems angry. He speaks loudly to his companion. The wind steals his words from my ears. I make something out like “we are only here to drink some beers, relax.” I don’t know if it’s my imagination or if I have actually heard the older man say it.

Jack looks at two women walk to the long lines at the bar. One of them wears tight jeans. It is hard not to stare. Her firm backside hypnotizes us both until she disappears in the crowd. I feel the wind stronger now, and the voice of the younger man sounds menacing.

“They’re obnoxious,” Jack whispers.

“The kid must be on speed or something,” I respond.

“Hey, these sunglasses belong to you guys?” the younger man asks, holding them in his hands.

“No, someone left them here…”

“Really, I’ll keep them!” he states before I have time to finish my sentence.

“Except, I found them first.” I hear my voice quaver but it comes out clearly. I am suddenly very aware of Jack, his eyes watch me.

“O.K.” the younger man says. It dissolves the tension. I feel relieved but he tries them on. He throws the safety cord defiantly on the floor. I feel sweat break in my forehead. I want to appear indifferent and hide my growing irritation.

“I guess I found them first, so if the guy that lost them does not return soon, I’ll keep them.” I don’t understand exactly why I want the sunglasses. I don’t need them but I think it’s unfair for the guy to claim them. It’s the principle.

“So you found them, huh?” The older man says. He takes the sunglasses from his friend or brother, and looks through them without putting them on. He takes his time before he hands them to me. I am waiting like a snake ready to kill a frog.

“Hey, don’t give them to him! I want to keep them,” the younger man says. But I have them now.

“We’ll arm-wrestle, do you arm-wrestle?” he asks me. I look at Jack. He’s smiling. I would like him to suggest something but he’s silent with that “don’t ask me” look.

“O.K. we’ll arm-wrestle.” I’m incredulous that I agreed. The nerve. Maybe if I lose I won’t give him the sunglasses anyway.

black and white people bar men

Photo by Gratisography on Pexels.com

“Are you right-handed or left-handed?” he asks, sitting in front of me, and placing an optimistic right arm on the table. I join his hand with my right before I answer.

“I’m right-handed”

“Well, I’m actually left-handed,” he says.

“O.K then, I can use my left hand.” I let go of his hand.

“No, it’s O.K., I can use my right arm too,” he says. I think he might go back on his word if I beat him. He is slightly taller than I am, and his hand and wrist are a little thicker.

The older man stands to my left, between us, he holds our fists together. The tips of my opponent’s fingers are white and compress white half-moons into my skin. His face is like a knot, his eyeballs are cross-eyed, focused on his fist.

“Hands behind your backs,” the older man says. I try to show Jack that I’m confident. He’s still grinning and his facial expression doubts me. The older man lets go while I’m unready, giving my rival an advantage. He pushes back my arm about 20 degrees. I’m worried. He pushes hard. My hand gives up some more degrees and my wrist swells. I position the right part of my torso and my right shoulder towards him. I will have to use the muscles on my biceps to win. My hand is being pushed down to 45 degrees but my arm and wrist are resisting. I try to align my bent hand with my arm but now he’s really tough and he is leaning all his body weight against me. Somehow I begin recovering although slowly. I manage a straight angle and he groans. Sweat is flowing down from my forehead and I succeed to push his arm all the way down to a few inches from the table. I’ve got him where I wanted, I don’t think he stands a chance now. I suddenly remember all the swimming I did in high school.

“Get him, Rob!” I hear Jack say. I almost had forgotten him.

I slam his fist down on the table and smile. He dares to spring his fist back up, like a swing. I slam him down again and we repeat this a few times. His fist is like a bouncing tennis ball, however, slowly giving up to the laws of gravity.

“O.K. you lost. But, here, take the sunglasses and keep them,” I grab them and place them before him, on the table.

“No! Let’s try with our left arms,” he says.

“Why? I said you can keep the sunglasses.”

“No, I want to fight for them.”

“But why do you insist?”

“Come on! I told you I was left-handed.”

“O.K. have it your way, whatever.” I sit down again and position my left arm. I doubt I can beat him. I’m not left handed but he doesn’t scare me. I know my left arm is very strong too.

“This time I’ll hold your fists together,” Jack says. He looks at me with support and lets go. I’m ready this time and his arm feels weaker than his right arm. I had suspected he was lying. I push his arm down steadily, like the second hand in a stop watch. I get him decisively close to the table and crush his fist down, allowing no nonsense this time. I squash the flesh on the back of his hand against the wooden table as if I were sticking it with glue, and until he offers no more obstinate resistance. He gives up, opening his fingers, exposing the palm of his hand, waiting for me to release him, like a dog with his belly up, offering his testicles to a superior dog and waiting for mercy.

“I guess you lost again, but hey, you can still keep the sunglasses.” I stand up and give them to him once again but he puts them down on the table.

“No, let’s do a hand wrestle this time!” he says and also stands. He grabs both my hands before I can protest and shows me how it’s done. I had never heard of it. Our palms are touching each others’ and our fingers are intertwined. The object is to push forward and up, until the loser’s wrists can’t bend backwards anymore. He amuses me. His grip is again weaker than mine. I push his hands upwards until he grimaces and gives up. He’s lost for the third time.

man in shorts standing near gate and holding another person s hand

Photo by Thau00eds Silva on Pexels.com

“Just take the sunglasses,” the older man now says.

“Keep them,” I’m offended by his assertion. We sit down back at our chairs. Jack lights a cigarette and sips his beer. I echo him. My muscles ache but I feel good. I don’t regret having given away the sunglasses. It was like giving away a responsibility. Jack chuckles.

“You completely humiliated me!” the younger man suddenly shouts. The sunglasses are in front of where he sits. He does not acknowledge them. His eyes are red and holds his beer glass between his face and the table. He sets it down.

“What do you mean?” I ask.

“I’ve never felt so humiliated. No one has ever done this to me. I don’t want the sunglasses. It’s embarrassing.”

“Just forget it,” the older man says in disgust and looks away from the scene.

“Hey, you should be grateful,” I say. He shuts his mouth and looks at me, bewildered. “Think of it as a lesson. It’s not worth fighting for anything. Specially not a pair of sunglasses. And on top of it, I let you keep them. Look at it as me giving you two presents today. A pair of sunglasses and a lesson. ” I’m pleased with myself. Jack looks embarrassed and he’s silent.

“So I should be grateful, huh?” The kid says mockingly.

“I think so.”

“Well, thanks a lot!” He doesn’t sound convinced and finally takes the sunglasses. He puts them on and smiles. “I really appreciate this.” He stretches out his right arm for a hand shake.

I shake his hand cautiously.

“Name’s Pete, what’s your name?” he asks.

“Mine’s Rob, nice to meet you.” We all do the “nice to meet each other” ordeal and sit back in our chairs.

Everyone’s silent for a few minutes. Then when they start speaking, the wind tears their voices. Jack puts out his cigarette. I light one up. Something tells me the game is not over yet. I laugh.

“That guy’s some ass,” Jack whispers.

“Hey, I’m forever grateful!” the young man shouts over the table. “Thanks a lot man! Thanks to you!” He holds the sunglasses up in the air, like a toast.

“Can’t believe you gave them to him,” the older man says. I’m unsure if he’s being sarcastic.

“Well, I guess some of us don’t need sunglasses that bad,” I say. I don’t know if they can hear me. Perhaps they’re drunk and want to continue playing.

“Well, I need them! I need them really bad!” Pete puts them on and snickers with his older friend. Pete is more stubborn than I thought. I see their pitcher is empty.

“Maybe we should go,” Jack says and stands up.

“Yeah, let’s go.” I get up. We exchange sarcastic byes and walk away.

As we walk away, Jack says “you were fucking great, man.”

“Really? Why do you think so?” I’m still trying to wrap the whole thing around my head.

“I mean first you beat him arm wrestling, then you let him keep the sunglasses, obviously humiliating him, which he admits himself. And then, on top of it all, you make a complete fool out of him by making him have to swallow his pride. Congratulations!” He laughs. “That asshole won’t forget you that easily!”

“I know, what a jerk. He was angry even at the end. I would have liked to see the true owner of the glasses arrive, just before we left. Imagine that, it would have been the ultimate blow. ”

“Would have served him right. Then again, you sure got him good, boy did you get him.”

“What else could I have done? It’s not worth fighting over a pair of sunglasses.”

“I don’t know, maybe we should have beaten them up.”

“That would have been an alternative, but what good is violence? How does one solve a situation like that?”

“Yeah, what good is violence,” as I hear Jack say this, I wonder if it would have been, after all, more manly to have beaten the shit out of him.

Copyright ©1992 Jorge Luis Carbajosa

grayscale photography of man

Photo by Zuarav on Pexels.com

 

 

 

 

 

Pedalando pela Dinamarca

May 5, 2020

In English. En castellano.

Integrada à ampla rede de transporte público de ônibus e trens, a bicicleta é considerada um importante meio de transporte neste pequeno país escandinavo, que tem uma das mais modernas infraestruturas do mundo para ciclistas. Todo ano, desde 2015, o Copenhagenize Index, um ranking das cidades mais bike-friendly do mundo, coloca a capital da Dinamarca no topo da lista. Se você gosta de andar de bicicleta, a Dinamarca está pronta para recebê-lo.

Uma típica ciclovia dinamarquesa. Fonte: supercykelstier.dk

Os dinamarqueses e as bicicletas

Copenhagen, a capital da Dinamarca, localizada na Ilha da Zelândia, e cujo nome significa “porto de mercadores” no idioma local, tem uma população de 633.000 pessoas (2017) e cerca de 675.000 bicicletas, além de 120.000 carros. 62% da população da região da capital usa a bicicleta para ir trabalhar ou ir à escola, quatro entre dez pessoas têm carro e nove entre dez pessoas têm bicicleta. Na verdade, desde 2016, o trânsito de bicicletas na ilha superou o de carros, sendo que 52% dos domicílios não têm carro. Os dinamarqueses, em média, pedalam 3 km/dia em Copenhagen, 2,4 km/dia em Århus, a segunda maior cidade daquele país; e 2,6 km/dia em Odense, a terceira maior. 75% das bicicletas continuam nas ruas no frio inverno dinamarquês e cerca de 4000 a 5000 delas são vendidas anualmente em Copenhagen.

A Dinamarca é o país dos ciclistas há quase 100 anos e, nas décadas de 1920 e 1930, pedalar tornou-se um símbolo de igualdade e liberdade. No começo dos anos 70, quando a terra de Hans Christian Andersen e todos os países do mundo estavam investindo pesado na infraestrutura automobilística – a qual veio a estagnar com a crise de petróleo do Oriente Médio – Copenhagen apostou alto e exigiu uma cidade no modelo car-free, ou seja, livre de carros.

Lady with front bike carrier
26% dos cidadãos de Copenhagen com dois filhos possuem uma “cargo bike” (bicicleta adaptada para transporte de carga). Fonte: supercykelstier.dk

As crianças dinamarquesas começam a andar de bicicleta antes dos seis anos de idade. Quando mais novas, quase sempre são vistas nas bicicletas dos pais. Tais veículos podem ser adaptados com diferentes peças e suplementos para transportar uma ou mais crianças de uma só vez. Na verdade, foram os dinamarqueses que inventaram o baú frontal para bicicletas visto aqui e abaixo, o qual carrega convenientemente crianças ou cargas, neste que é o país das bicicletas. Na escola, as crianças aprendem a cultura do pedalar, regras e normas de segurança para andar de bicicleta, como parte do currículo escolar. 49% de todos os jovens dinamarqueses entre 11-15 anos vão para a escola de bicicleta.

Cargo bike frontal dinamarquesa
A “cargo-bike” frontal inventada na Dinamarca. Fonte: christianabikes.com

A infraestrutura para pedalar na Dinamarca

O que parece ser muito importante e que justifica o sucesso das bicicletas na Dinamarca é, dentre outros fatores, o fato de eles terem ciclovias separadas, às quais os carros não têm acesso. Copenhagen tem cerca de 400 kilômetros de ciclovias, separadas das vias de carros e dos passeios de pedestres.

Geograficamente, a Dinamarca é uma península ao norte da Alemanha, composta por Jutland, a ilha da Zelândia e inúmeras outras ilhas. É um país moderno e abastado com cerca de 43,1 mil kilômetros quadrados e com 12.000 kilômetros de ciclovias. Os país construiu 13 pontes para bicicletas desde 2017 e há ainda mais três em construção. Recentemente foi terminada uma ponte com vias de 5,5 m de largura em cada sentido e que recebe mais de 22.000 ciclistas/dia (Dybbølbro). Também estão sendo construídas centenas de kilômetros de “superciclovias”, que vão conectar a cidade de Copenhagen a às cidades próximas.

Ponte de bicicleta dinamarquesa
Uma típica ponte para bicicletas na Dinamarca. Fonte: supercykelstier.dk

A rede de transporte público funciona junto às ciclovias dinamarquesas. Os trens de passageiros têm um vagão exclusivo para bicicletas. 20% dos ciclistas dinamarqueses pedalam até as estações de trem e 5% o fazem das estações até seu destino. Em Copenhagen, esses números são 30% e 10%, respectivamente.

ciclovias dinamarquesas
Ciclovias junto às linhas férreas estaduais da Dinamarca. Fonte: supercykelstier.dk

Saúde e meio ambiente

Pedalar reduz problemas de saúde, faltas no trabalho e economiza em custos de saúde ao contribuinte dinamarquês. Estudos dinamarqueses demonstram que, para cada kilômetro pedalado, a Dinamarca ganha aproximadamente $1,10 dólares em benefícios para seu sistema público de saúde. Além disso, os ciclistas de Copenhagen solicitam menos 1,1 milhão em dias de afastamento médico em comparação aos não-ciclistas. Isso se traduz em 215 milhões de euros de economia anual. A cada 1200 kilômetros pedalados, tem-se menos um dia de afastamento por doença. Essa é ainda uma ótima forma de os dinamarqueses saírem para tomar um ar todos os dias e aproveitar as áreas externas, o que acalma o pensamento e reduz o stress.

Os benefícios de andar de bicicleta para o meio ambiente falam por si: pedalar reduz a emissão de carbono, a poluição, os ruídos e os congestionamentos. Pedalar faz uso mais eficiente do espaço público, cria uma vida urbana mais rica e torna as cidades locais melhores para se viver. Na região da Zelândia, uma das maiores e mais povoadas ilhas da Dinamarca, onde fica a capital Copenhagen, o uso da bicicleta significa menos 500 toneladas de CO2 por ano e os moradores da região produzem 92% menos emissões quando substituem o carro pela bicicleta. Os dinamarqueses consideram que andar de bicicleta é o presente e o futuro da mobilidade e do desenvolvimento de uma cidade inteligente. E com mobilidade a baixo custo.

Trem passageiros Dinamarca
Um vagão exclusivo para bicicletas em um trem de passageiros na Dinamarca. Fonte: supercykelstier.dk

Tecnologia dinamarquesa

Os dinamarqueses tentam fazer o uso da bicicleta o mais conveniente possível para poder estimulá-lo. A tecnologia de onda verde, que existiu de forma similar para carros na Dinamarca por muitas décadas, hoje pode ser vista nas ciclovias com sinais verdes em LED. Quando está na ciclovia com onda verde andando a 20 km/h, o ciclista sabe que o próximo sinal estará verde e que não terá de parar. Além disso, quando está chovendo, algumas ciclovias são equipadas com sensores que deixam os sinais verdes por mais tempo. Os dinamarqueses também estão sempre testando e implantando novas tecnologias para melhorar a segurança, como as luzes LED que avisam caminhoneiros sobre a presença de ciclistas, quando viram à direita.

As ciclovias dinamarquesas têm ainda uma infraestrutura urbana com um conforto razoável, como estações de serviço; monitores com todo tipo de informação em tempo real, como previsão do tempo, número de ciclistas, etc.; bombas de ar; apoio para os pés e até mesmo latas de lixo bike-friendly, convenientemente inclinadas.

Apoio pés ciclistas Dinamarca
Apoio para os pés para ciclistas na Dinamarca. Fonte: supercykelstier.dk

As superciclovias dinamarquesas

As chamadas “superciclovias” dinamarquesas, assim batizadas pelo Departamento de Superciclovias (o Sekretariatet for Supercykelstier) daquele país, conectam às cidades próximas a Copenhagen. O objetivo é ampliar os trajetos de longa distância por bicicleta, tornando-os competitivos em relação ao uso de trens e ônibus. Isso reduz as emissões de carbono e, ao mesmo tempo, melhora a saúde dos ciclistas. Outros países europeus também estão construindo esta nova categoria de vias públicas para bicicletas.

superciclovia c-82 Dinamarca
A superciclovia C-82 tem 7,3 km de extensão em um dos barrios periféricos de Copenhagen. Fonte: supercykelstier.dk

Em 2009, Copenhagen e a maior parte das cidades próximas iniciaram um projeto conjunto para construir um total de 750 kilômetros dessas ciclovias até 2045. Já foram construídas até agora um total de oito delas, passando de 12 kilômetros em 2012 para 167 kilômetros em 2019.

Construídas com a meta de manter Copenhagen e suas cidades próximas como “os melhores lugares para bicicletas” do mundo, as superciclovias fazem o match perfeito entre finanças e meio ambiente. Uma pesquisa dinamarquesa apontou que substituir 1% de todos os trajetos de carro por trajetos de bicicletas nos poupa 23.000 toneladas de CO2. O tráfego de bicicletas nas superciclovias aumentou cerca de 23% desde 2012, sendo que 14% dessas pessoas costumavam usar carro. O maior número de ciclistas registrado em uma superciclovia em um dia de semana foi de 29.000, com uma média de trajeto de 11 km/dia por ciclista. Haveria um aumento de 30% no uso de carro, se ninguém da região usasse bicicleta.

As superciclovias vão custar $319,8 milhões de dólares até 2045 e trarão um excedente socioeconômico de $892,3 milhões de dólares. Destes, $667,7 milhões de dólares compreenderão benefícios ao sistema de saúde. Também reduzirão em 40.000 o número de dias de afastamento por doença por ano.

Um estudo feito pela danskindustri.dk descobriu que 10% dos ciclistas reduzem anualmente os dias de afastamento por doença em 267.000, reduzem 6% de trânsito e congestionamentos, além de economizarem $160 milhões de dólares para a saúde pública.

Conheça alguns ciclistas

De acordo com um estudo de um mês feito pela supercykelstier.dk , a dinamarquesa Mette, de 49 anos, que usou uma bicicleta elétrica, observou uma redução de cinco anos em sua idade corporal ao pedalar cerca de 27 km/dia. Ela também viu seu IMC (Índice de Massa Corporal) cair de 24,4 para 23,4 em um único mês.

Família dinamarquesa andando de bicicleta
Família dinamarquesa andando de bicicleta. Fonte: supercykelstier.dk

A dinamarquesa Fiona Weiss, que anda de bicicleta há 50 anos, gosta de pedalar mais no verão. Nas palavras dela, “pedalar nos traz energias boas e me permite descobrir lugares que eu não veria se estivesse no trem, além de manter minhas pernas em forma”. Ela também diz gostar de pedalar mesmo “em um bom dia de inverno, quando eu sinto vontade de sair para tomar um ar, à beira do mar ou em um bosque”.

Bettina Fürstenberg é uma dinamarquesa de 52 anos, que costumava pedalar cerca de 16 kilômetros por dia até sofrer um grave acidente com a bicicleta por volta dos 30 anos. No momento, ela tem três bicicletas, sendo uma delas elétrica. Segundo ela, pedalar é “a forma mais rápida de se mover por Copenhagen”. E “sem poluir o ar”. Ela acha que “ainda são necessárias vias melhores e maiores, com regras mais rígidas para os ciclistas”, como “limites de velocidade”. Embora não tenha se recuperado totalmente do acidente que sofreu, ela ainda anda de bicicleta “para qualquer tipo de atividade, como ir trabalhar, ir ao cinema, a parques, às compras, etc.”.

Área externa de um prédio típico de Copenhaga. Foto: Jorge Carbajosa
Área externa de um prédio típico de Copenhagen. Foto: Jorge Carbajosa

O know-how de ciclismo à moda dinamarquesa

A Embaixada do Ciclismo da Dinamarca é uma entidade local que promove o ciclismo em cidades de todo o mundo. Eles oferecem um filme em realidade virtual, que apresenta um passeio de bicicleta por Copenhagen, uma viagem de estudo de dois dias pela Dinamarca, e preparam relatórios anuais. Os dinamarqueses têm diversos sites em inglês, que promovem o ciclismo e mostram o país. Muitos deles foram usados neste trabalho e estão elencados no final deste texto.

Estação central de Copenhagen
Bicicletários da Estação central de Copenhagen. Foto: Jorge Carbajosa

A Língua Dinamarquesa

O dinamarquês é uma língua de origem germânica falada na Dinamarca, nas Ilhas Faroé (no Atlântico Norte) e por uma minoria na Groenlândia. É uma língua inteligível pelos suecos e noruegueses. Todas essas línguas descendem da língua nórdica antiga. O islandês, outra língua da terra dos Vikings, também deriva da língua nórdica antiga.

Como o português, o dinamarquês é uma língua indo-europeia, o que significa que são apenas parentes distantes. A maioria dos dinamarqueses fala bem o inglês já na mais tenra idade.

Traduzido por Ilka Santi, ilkam@uol.com.br

Leia o artigo em inglês aqui

Copyright © 2020 Jorge Luis Carbajosa

Fontes:

http://www.cycling-embassy.dk/

https://cyclingsolutions.info/

https://Copenhagenizeindex.eu/

https://denmark.dk/people-and-culture/biking

https://www.danskindustri.dk/english

http://www.m-w.com

http://www.bing.com

http://www.google.com

https://www.etymonline.com/

McKay’s Modern Danish – English Dictionary by Hermann Vinterberg, David McKay Company, Inc.

An Introduction to Old Norse, E.V. Gordon, Oxford 1990.

Palm Sunday Seville 1940

April 30, 2020

Email from my father, Ramón Carbajosa-Segura on April 4th, 2004:

Dear Sons,

64 years ago, Franco’s fascist police took away my father and kept him in jail for 6 months. It happened before lunch time. All of my mother’s crying and begging was useless and so was ours (Pepe, Eduardo, Alicia and I). From the balcony of the apartment where we lived crowded together, we saw how they put him inside a car and left. Mom cried all afternoon, waiting for his return, since the police had assured her that it was just for a couple of hours….At 11pm that same day, my mother lost an eight month pregnancy of a boy to a miscarriage, and I being only 9 years old, had to go find a cab driver and a doctor, running down the streets of Seville crying, while my mother lost a lot of blood. 

I will never forget it, I will never forgive it.

All of you know the story already, but it is question of showing the flag every year as a matter of principle.

Read Original Email in Spanish

Copyright © 2020 Jorge Luis Carbajosa

Franco Hitler

Hitler and Franco

Domingo de Ramos 1940 Sevilla

April 10, 2020

Correo electrónico del 4 de abril de 2004 de mi padre, Ramón Carbajosa Segura:

Queridos hijos,

Hace 64 años la Policía de Franco se llevó a mi padre y lo mantuvo en la cárcel hasta 6 meses después. Fue antes de la comida. De nada valió que mi madre llorara y suplicara y que todos nosotros, Pepe, Eduardo, Alicia y yo) hiciéramos lo mismo. Desde la terraza, donde vivíamos hacinados, vimos cómo lo metían un coche y se lo llevaban. Mi madre estuvo toda la tarde llorando, esperando su vuelta pues los policías le habían asegurado que sólo era una cuestión de una o dos horas….A las 11 de la noche de ese mismo día tuvo un aborto de un niño de 8 meses y yo con 9 años tuve que hacerme cargo de buscar un taxista, un médico, corriendo y llorando por las calles de Sevilla porque mi madre se desangraba.

I will never forget it, I will never forgive it.

All of you know the story but it is a question of showing the flag every year as a matter of principle.

Lea este artículo en inglés aquí.

Copyright © 2020 Jorge Luis Carbajosa

Franco Hitler

Hitler y Franco